Cáncer

Definición

El cáncer es un término genérico que designa un amplio grupo de enfermedades que pueden afectar a cualquier parte del organismo, una característica del cáncer es la multiplicación rápida de células anormales que se extienden más allá de sus límites habituales y pueden invadir partes adyacentes del cuerpo o propagarse a otros órganos, proceso conocido como metástasis.

TRADUCCION DEL VIDEO

El cáncer es un grupo de más de cien enfermedades caracterizadas por un crecimiento anormal y descontrolado de células.

En un cuerpo saludable una célula crece,muere y se remplaza de una manera muy controlada, un daño o cambio en el material genético de las células por factores ambientales o internas a veces resulta en células que no mueren y continúan multiplicándose hasta que forman una masa de células de cáncer o un tumor desarrollado.

La mayoría de las muertes relacionadas con el cáncer son debido a las metástasis, células malignas que penetran en el sistema circulatorio y establecen colonias en otras partes del cuerpo.

Se han hecho grandes avances pero el cáncer sigue siendo líder causando la muerte de las personas por debajo de los 85 años.

En EE.UU. una de cada cuatro personas mueren de cáncer.

SIGNOS Y SÍNTOMAS

El cáncer es un grupo de enfermedades que pudiera causar casi cualquier signo o síntoma. Los signos y síntomas dependerán de la localización del cáncer, cuán grande es, así como de qué tanto afecta a los órganos o los tejidos. Si un cáncer se propaga (hace metástasis), entonces los signos o síntomas pudieran aparecer en diferentes partes del cuerpo.
A medida que el cáncer crece, éste comienza a ejercer presión en los órganos cercanos, vasos sanguíneos y los nervios. Esta presión ocasiona algunos de los signos y síntomas del cáncer. Si el cáncer se encuentra en un área crítica, como en ciertas partes del cerebro, aun el tumor más pequeño puede causar síntomas de la enfermedad. Pero en ocasiones el cáncer surge en lugares donde no causará ningún signo o síntoma hasta que ha crecido en gran tamaño.

Los síntomas del cáncer son:

Pérdida de peso inexplicable

La mayoría de las personas con cáncer experimentará pérdida de peso en algún momento. Cuando usted pierde peso sin razón aparente, a esto se le llama pérdida de peso inexplicable. Una pérdida de peso inexplicable de 10 kg o más puede ser el primer signo de cáncer. Esto ocurre con más frecuencia en caso de cáncer de páncreas, estómago, esófago o pulmón.

Fiebre

La fiebre es muy común en los pacientes que tienen cáncer, aunque ocurre con más frecuencia después que el cáncer se ha propagado del lugar donde se originó. Casi todas las personas con cáncer experimentarán fiebre en algún momento, especialmente si el cáncer o sus tratamientos afectan al sistema inmunológico. (Esto puede dificultar aún más que el organismo combata las infecciones). Con menor frecuencia, la fiebre puede ser un signo temprano de cáncer, como por ejemplo en caso de la leucemia o el linfoma.

Cansancio

El cansancio es un agotamiento extremo que no mejora con el descanso. Puede ser un síntoma importante a medida que el cáncer progresa. No obstante, en algunos cánceres, como leucemia, el cansancio puede ocurrir al principio. Algunos cánceres de colon o estómago pueden causar pérdida de sangre que no es evidente. Ésta es otra manera de que el cáncer puede causar cansancio

Dolor

El dolor puede ser un síntoma inicial de algunos cánceres, tales como el cáncer de los huesos o el cáncer testicular. Un dolor de cabeza que no desaparece o que no se alivia con tratamiento puede ser un síntoma de un tumor cerebral. El dolor de espalda puede ser un síntoma de cáncer de colon, recto u ovario. Con más frecuencia, el dolor debido al cáncer significa que ya se propagó del lugar donde se originó (metástasis).

Un cambio en el hábito de evacuación o en la función de la vejiga

El estreñimiento, la diarrea o un cambio en el tamaño de las heces fecales (excremento) por un tiempo prolongado puede que sea un signo de cáncer del colon. Por otro lado, el dolor al orinar, sangre en la orina o cambios en la función de la vejiga (tales como orinar con mayor o menor frecuencia) pudieran estar relacionados con cánceres de vejiga o próstata. Debe informarle a un médico sobre cualquier cambio en la función de la vejiga o de los intestinos.

Sangrado o secreción inusual

Un sangrado inusual puede ocurrir en caso de cáncer en sus etapas iniciales o avanzadas. Toser sangre podría ser un signo de cáncer de pulmón. Por otro lado, si aparece sangre en el excremento (lo que puede tener un color muy oscuro) podría ser un signo de cáncer de colon o cáncer de recto. El cáncer de cuello uterino o del endometrio (revestimiento del útero) puede causar sangrado vaginal anormal. Asimismo, la sangre en la orina puede que sea un signo de cáncer de la vejiga o del riñón. Una secreción con sangre que salga del pezón puede que sea un signo de cáncer de mama.

Endurecimiento o una masa en la mama o en cualquier parte del cuerpo

Muchos cánceres se pueden palpar a través de la piel. Estos cánceres se presentan principalmente en los senos, los testículos, los ganglios linfáticos (glándulas) y en los tejidos blandos del cuerpo. Una masa o endurecimiento puede ser un signo temprano o tardío de cáncer, y se debe informar a un médico, especialmente si usted acaba de descubrirlo o notar que ha crecido en tamaño. Tenga en cuenta que algunos cánceres de seno pueden manifestarse como piel enrojecida o engrosamiento de la piel en lugar de una masa o protuberancia.

Indigestión o dificultad para tragar

La indigestión o dificultad para tragar persistente pueden ser signos de cáncer de esófago (el tubo de deglución que llega hasta el estómago), de estómago o de faringe (garganta). No obstante, como la mayoría de los síntomas en esta lista, a menudo son causados por otras causas distintas al cáncer.

Tos persistente o ronquera

Una tos persistente puede que sea un signo de cáncer de pulmón, mientras que la ronquera puede ser un signo de cáncer de laringe (caja sonora) o de la glándula tiroides.

Sin embargo, recuerde que tener cualquiera de estos signos o síntomas no significa que usted tiene cáncer (muchas otras cosas también causan estos signos y síntomas). Los síntomas y los signos antes mencionados son los más comunes que se manifiestan con el cáncer, pero hay muchos otros que no se mencionan aquí. Si nota cualquier cambio importante en la forma en como su cuerpo responde o se siente, especialmente si perdura por mucho tiempo o empeora, debe informarlo a su médico. Si no tiene nada que ver con el cáncer, su médico puede averiguar más sobre lo que está pasando y tratar este síntoma de ser necesario. Si se trata de cáncer, estará dándose la oportunidad de tratarlo de forma temprana, cuando el tratamiento es más eficaz

¿QUÉ ES LO QUE CAUSA CÁNCER?

Factores hereditarios

Se calcula que menos del 20% de los cánceres son de causa hereditaria. Algunas formas de cáncer son más frecuentes en algunas familias: el cáncer de mama es un ejemplo de ello. El cáncer de colon es más frecuente en las familias con tendencia a presentar pólipos de colon. Una forma de retinoblastoma sólo aparece cuando está ausente un gen específico. Estos genes, denominados genes supresores tumorales o antioncogenes, previenen en condiciones normales la replicación celular. Su ausencia elimina el control normal de la multiplicación celular. En algunos trastornos hereditarios, los cromosomas tienen una fragilidad intrínseca; estos procesos conllevan un riesgo elevado de cáncer. El componente que relaciona todos los factores expuestos con anterioridad parecen ser los oncogenes.

Se cree que la malignización es la consecuencia de una serie de alteraciones que comienzan con un gen alterado o una mutación somática (una mutación de una célula normal de un tejido corporal), seguida de la acción promotora de algún agente que estimula la expresión de uno o varios oncogenes, o inhibe los efectos de uno o varios antioncogenes; en consecuencia se liberan factores de crecimiento. Es posible que el primer evento sea la falta de producción de los metabolitos necesarios para la diferenciación celular normal. La estimulación por los factores de crecimiento produce la proliferación del clon de células indiferenciadas, y un defecto del sistema inmunológico permite que estas células alteradas escapen a la destrucción por el sistema de control del organismo.

Factores virales

Los virus son la causa de muchos cánceres en animales. En el ser humano, el virus de Epstein-Barr se asocia con el linfoma de Burkitt y los linfoepiteliomas, el virus de la hepatitis C causa hepatocarcinoma, y el virus herpes tipo II o virus del herpes genital con el carcinoma de cérvix. Todos estos virus asociados a tumores humanos son del tipo ADN. El virus HTLV, sin embargo, es del tipo ARN, o retrovirus, como la mayor parte de los virus asociados a tumores en animales, produce una leucemia humana. En presencia de una enzima denominada transcriptasa inversa, induce a la célula infectada a producir copias en ADN de los genes del virus, que de esta manera se incorporan al genoma celular. Estos virus del tipo ARN contienen un gen denominado oncogen viral capaz de transformar las células normales en células malignas. Distintas investigaciones han demostrado que los oncogenes virales tienen una contrapartida en las células humanas normales: es el proto-oncogen, u oncogen celular. Los productos de los oncogenes (las proteínas que producen) son factores de crecimiento (o proteínas necesarias para la acción de tales factores de crecimiento), que estimulan el crecimiento de las células tumorales.

Radiaciones

Las radiaciones ionizantes son uno de los factores causales más reconocidos. La radiación produce cambios en el ADN, como roturas o trasposiciones cromosómicas en las que los cabos rotos de dos cromosomas pueden intercambiarse. La radiación actúa como un iniciador de la carcinogénesis, induciendo alteraciones que progresan hasta convertirse en cáncer después de un periodo de latencia de varios años. En este intervalo puede producirse una exposición a otros factores.

Productos químicos (carcionogénicos)

El proceso por el que los productos químicos producen cáncer ha sido ampliamente estudiado. Algunos actúan como iniciadores. Sólo requieren una única exposición, pero el cáncer no aparece hasta pasado un largo periodo de latencia y tras la exposición a otro agente denominado promotor. Los iniciadores producen cambios irreversibles en el ADN. Los promotores no producen alteraciones en el ADN pero sí un incremento de su síntesis y una estimulación de la expresión de los genes. Su acción sólo tiene efecto cuando ha actuado previamente un iniciador, y cuando actúan de forma repetida. El humo del tabaco, por ejemplo, contiene muchos productos químicos iniciadores y promotores. La actuación como promotor del tabaco es tal, que si se elimina el hábito de fumar, el riesgo de cáncer de pulmón disminuye de forma rápida. El alcohol es también un importante promotor; su abuso crónico incrementa de manera importante el riesgo de cánceres que son inducidos por otros agentes, como el cáncer de pulmón en los fumadores. Los carcinógenos químicos producen también roturas y traslocaciones cromosómicas.

Factores inmunes

Se cree que el sistema inmunológico es capaz de reconocer algunas formas de células malignas y producir células capaces de destruirlas. Algunas enfermedades o procesos que conducen a una situación de déficit del sistema inmunológico son la causa del desarrollo de algunos cánceres. Esto sucede en el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA), enfermedades deficitarias del sistema inmunológico congénitas, o la administración de fármacos inmunodepresores.

Factores ambientales

Se calcula que éstos son la causa del 80% de los cánceres. La relación causa efecto más demostrada es el humo de tabaco, inhalado de forma activa o pasiva; es responsable de cerca del 30% de las muertes por cáncer. Los factores alimentarios pueden ser responsables de un 40%, pero la relación causal no está tan establecida, y no se conocen con exactitud los constituyentes de la dieta que son responsables. La obesidad es un factor de riesgo para algunos cánceres como el cáncer de mama, colon, útero y próstata. El alto contenido en grasas y el pobre contenido en fibra de la dieta se asocian con una alta incidencia de cáncer de colon. Al igual que ocurre con el alcohol, las grasas y la obesidad parecen actuar como promotores.

ESTADISTICAS DE CANCER

  • El cáncer es una de las principales causas de morbilidad y mortalidad en todo el mundo; en 2012 hubo unos 14 millones de nuevos casos y 8,2 millones de muertes relacionadas con el cáncer.
  • Se prevé que el número de nuevos casos aumente en aproximadamente un 70% en los próximos 20 años.
  • En 2012, los cánceres diagnosticados con más frecuencia en el hombre fueron los de pulmón, próstata, colon y recto, estómago e hígado.
  • En la mujer fueron los de mama, colon y recto, pulmón, cuello uterino y estómago.
  • Aproximadamente un 30% de las muertes por cáncer son debidas a cinco factores de riesgo conductuales y dietéticos: índice de masa corporal elevado, ingesta reducida de frutas y verduras, falta de actividad física, consumo de tabaco y consumo de alcohol.
  • El consumo de tabaco es el factor de riesgo más importante, y es la causa más del 20% de las muertes mundiales por cáncer en general, y alrededor del 70% de las muertes mundiales por cáncer de pulmón.
  • Los cánceres causados por infecciones víricas, tales como las infecciones por virus de las hepatitis B (VHB) y C (VHC) o por papilomavirus humanos (PVH), son responsables de hasta un 20% de las muertes por cáncer en los países de ingresos bajos y medios.
  • Más del 60% de los nuevos casos anuales totales del mundo se producen en África, Asia, América Central y Sudamérica. Estas regiones representan el 70% de las muertes por cáncer en el mundo
  • Se prevé que los casos anuales de cáncer aumentarán de 14 millones en 2012 a 22 millones en las próximas dos décadas.
Fuente. Informe mundial sobre el cáncer 2014, IARC

Cáncer de pulmón

definición

El cáncer de pulmón es un tumor maligno de los pulmones. El cáncer de pulmón se desarrolla desde las células de las vías respiratorias, los bronquios. Las células se degeneran y se multiplican de forma incontrolada. Tienen un aspecto diferente al de las células normales de los bronquios, se dividen más rápido y destruyen con su crecimiento el tejido sano.

FACTORES DE RIESGO PARA CANCER DE PULMÓN

En los inicios de la epidemia del Cáncer de Pulmón (CP), el 90% de los casos se atribuyeron al tabaquismo, sin embargo, en las últimas décadas esta proporción ha evidenciado un cambio que es importante mencionar debido a que a nivel global, actualmente se estima que el 25% de los casos de CP ocurren en sujetos nunca fumadores, en quienes se considera una etiología multifactorial dentro de la cual se han investigado diversos carcinógenos ambientales, ocupacionales y factores genéticos.

  • El tabaquismo como causa del CP ha sido ampliamente estudiado y con lo cual se ha establecido que a menor edad de inicio, a mayor cantidad de cigarrillos y años fumando, así como la predisposición genética, es mayor el riesgo de desarrollar CP.
  • El índice tabáquico es una medida de la intensidad de exposición al humo del tabaco por una persona, y se calcula por el número de cigarrillos que se consumen al día por el número de años fumados entre 20. Ejemplos: 20 cigarros al día por 20 años fumados entre 20 equivalen a 20 paquetes/año. Consumir 10 cigarrillos al día por 20 años de fumador entre 20 equivale a 10 paquetes/año. Si ha fumado 40 cigarrillos al día durante 10 años entre 20 equivale a 20 paquetes/año, etc. Entre mayor es el índice tabáquico, mayor es el riesgo de desarrollar cáncer de pulmón y el riesgo es más evidente a un índice tabáquico a partir de 10 paquetes/año.
  • La contaminación ambiental producida por combustión incompleta de combustibles fósiles parece incrementar el riesgo a desarrollar CP según algunos estudios, y la exposición a aeropartículas del humo de leña tiene un impacto importante en la salud como factor que contribuye a su desarrollo y a otras patologías. Otros carcinógenos ambientales son el radón, el asbesto y el arsénico.
  • La medición de exposición al humo de leña se obtiene de la siguiente manera: número de horas diarias por año. Ejemplos: 5 horas al día por 20 años de exposición equivale a 100 horas/año. El riesgo de enfermedad pulmonar es mayor si sobrepasa las 200 horas/año.

SUBTIPOS DE CANCER DE PULMÓN

Se diferencia básicamente entre dos tipos de cáncer de pulmón, las cuales ambas formas se diferencian en el crecimiento, el tratamiento y el pronóstico:

Cáncer pulmonar de células pequeñas (CPCP) representa el 20% de todos los casos de cáncer pulmonar.

Esta forma de cáncer de pulmón crece más rápido, es muy agresiva y produce metástasis con relativa rapidez. Por eso el pronóstico es peor que en el cáncer de pulmón de células no pequeñas. En cerca del 80% de las personas con cáncer de pulmón de células pequeñas los médicos descubren en el primer diagnóstico zonas con metástasis en otros tejidos.

Entre la clasificación actual de subtipos de CPCP tenemos los siguientes:

  • Carcinoma de células pequeñas.
  • Carcinoma de células pequeñas combinado con componentes neoplásicos escamosos o glandulares.
  • Carcinomas neuroendocrinos de pulmón.
    • Carcinoide típico de grado bajo.
    • Carcinoide atípico de grado intermedio.
    • Carcinoide atípico de grado alto.

El CPCP se presenta como una proliferación de células pequeñas con las siguientes características morfológicas:

  • Citoplasma escaso.
  • Bordes definidos como lll.
  • Cromatina granular fina estilo "sal y pimienta".
  • Nucléolos ausentes o inconspicuos.
  • Moldeado nuclear frecuente.
  • Recuento mitótico alto.
Cáncer pulmonar de células no pequeñas no pequeñas (CPCNP) representa el 80% de todos los casos de cáncer pulmonar.
  • Carcinoma de células escamosas (25% de los cánceres de pulmón).

La mayoría de los carcinomas de células escamosas de pulmón se ubican de manera central, en el bronquio mayor del pulmón. Los carcinomas de células escamosas están más fuertemente relacionados con el fumar que otras formas de CPCNP. La incidencia del carcinoma de células escamosas de pulmón ha ido descendiendo en años recientes.

  • Adenocarcinoma (60% de los cánceres de pulmón).

El adenocarcinoma es ahora el subtipo histológico predominante en muchos países. Uno de los problemas mayores con los adenocarcinomas de pulmón es la frecuente heterogeneidad histológica.

Clasificación de variantes del adenocarcinoma:

  • Adenocarcinoma bien diferenciado.
  • Adenocarcinoma mucinoso (coloideo).
  • Cistoadenocarcinoma mucinoso.
  • Adenocarcinoma de células en anillo de sello.
  • Adenocarcinoma de células claras.
  • Carcinoma de células grandes (15% de los cánceres de pulmón).

Clasificación de variantes del carcinoma de células grandes:

  • Carcinoma neuroendocrino de células grandes.
  • Carcinoma basaloide.
  • Carcinoma semejante al linfoepitelioma.
  • Carcinoma de células claras y escamosas.
  • Carcinoma de células grandes con fenotipo rabdoideo

ESTADIOS CLÍNICOS DE CANCER DE PULMÓN

En el estadio IA, el cáncer se encuentra solo en el pulmón y mide 3 cm o menos. En el estadio IB, el cáncer: a) mide más de 3 cm, pero no más de 5 cm; b) se diseminó hasta el bronquio principal, o c) se diseminó hasta la capa más interna del revestimiento del pulmón. Una parte del pulmón se puede haber hundido o inflamado (no se muestra).

El estadio IIA. El cáncer se diseminó hasta ciertos ganglios linfáticos del mismo lado del pecho en que está el cáncer como el tumor principal; el cancer a) mide 5 cm o menos, b) se diseminó hasta el bronquio principal o c) se diseminó hasta la capa más interna del revestimiento del pulmón. O, el cáncer no se diseminó hasta los ganglios linfáticos; el cáncer d) mide más de 5 cm, pero no más de 7 cm, e) se diseminó hasta el bronquio principal, o f) se diseminó hasta la capa más interna del revestimiento del pulmón. Una parte del pulmón se puede haber hundido o inflamado (no se muestra).

El estadio IIB. El cáncer se diseminó hasta ciertos ganglios linfáticos del mismo lado del pecho que el tumor primario. El cáncer: a) mide más de 5 cm, pero no más de 7 cm; b) se diseminó hasta el bronquio principal, o c) se diseminó hasta la capa más interna del revestimiento del pulmón. Una parte del pulmón se puede haber hundido o inflamado (no se muestra). O, d) el cáncer mide más de 7 cm; e) se diseminó hasta el bronquio principal, f) el diafragma, g) la pared torácica o el revestimiento de la pared torácica; o, h) se diseminó hasta la membrana que rodea el corazón. Puede haber dos o más tumores separados en el mismo lóbulo del pulmón; el cáncer se puede haber diseminado hasta el nervio que controla el diafragma; todo el pulmón se puede haber hundido o inflamado (no se muestra).

El estadio IIIA (1). El cáncer se diseminó hasta ciertos ganglios linfáticos del mismo lado del pecho que el tumor primario. El cáncer se puede haber diseminado hasta: a) el bronquio principal; b) el revestimiento del pulmón, el revestimiento de la pared del pecho o la pared del pecho; c) el diafragma, o d) la membrana que rodea el corazón; o e) puede haber dos o más tumores separados en el mismo lóbulo del pulmón. El cáncer se puede haber diseminado hasta el nervio que controla el diafragma, y una parte o todo el pulmón se puede haber hundido o inflamado (no se muestra).

El estadio IIIA (2). El cáncer se diseminó hasta ciertos ganglios linfáticos del mismo lado del pecho en el que está el tumor primario. El cáncer se puede haber diseminado hasta: a) el bronquio principal, b) el revestimiento del pulmón, el revestimiento de la pared del pecho o la pared del pecho, c) el diafragma, d) el corazón o la membrana que lo rodea, e) los vasos sanguíneos principales que van hacia el corazón o salen del mismo, f) la tráquea, g) el esófago, h) el esternón, o i) la carina; o j) puede haber uno o más tumores separados en cualquier lóbulo del mismo pulmón. El cáncer se puede haber diseminado hasta los nervios que controlan el diafragma y la laringe, y todo el pulmón se puede haber hundido o inflamado (no se muestra).

El estadio IIIA (3). El cáncer se diseminó hasta: a) el corazón, b) los vasos sanguíneos principales que van hacia el corazón o salen del mismo, c) la tráquea, d) el esófago, e) el esternón, o f) la carina. El cáncer se puede haber diseminado hasta el nervio que controla la laringe (no se muestra).

El estadio IIIB (1). El cáncer se diseminó hasta los ganglios linfáticos encima de la clavícula o los ganglios linfáticos del lado opuesto del pecho en el que está el tumor principal. El cáncer también se puede haber diseminado hasta: a) el bronquio principal, b) el revestimiento del pulmón, el revestimiento de la pared del pecho o la pared del pecho, c) el diafragma, d) el corazón o la membrana que lo rodea, e) los vasos sanguíneos principales que van hacia el corazón o salen del mismo, f) la tráquea, g) el esófago, h) el esternón, o i) la carina; o j) puede haber uno o más tumores separados en cualquiera de los lóbulos del pulmón. Parte del pulmón o todo el mismo se puede haber hundido o inflamado, y el cáncer se puede haber diseminado hasta la espina dorsal o los nervios que controlan el diafragma y la laringe (no se muestran).

El estadio IIIB (2). El cáncer se diseminó hasta ciertos ganglios linfáticos del mismo lado del pecho en el que está el tumor primario y hasta a) el corazón, b) los vasos sanguíneos principales que van hacia el corazón o salen del mismo, c) la tráquea, d) el esófago, e) el esternón, o f) la carina, o g) puede haber tumores separados en diferentes lóbulos del mismo pulmón. El cáncer se puede haber diseminado hasta la espina dorsal o el nervio que controla la laringe (no se muestra).

El estadio IV. El cáncer se diseminó hasta el otro pulmón o los ganglios linfáticos, el líquido que rodea los pulmones o el corazón, u otras partes del cuerpo como el cerebro, el hígado, las glándulas suprarrenales, los riñónes o los huesos.

ESTADISTICAS DE CANCER DE PULMÓN

El cáncer de pulmón es la causa más frecuente de muerte por cáncer en hombres y la cuarta en mujeres en todo el mundo. En México, el cáncer de pulmón es la segunda causa de muerte por tumores malignos en el hombre y la octava en mujeres y es la enfermedad más importante atribuible al tabaquismo. Se estima que para el año 2015, habrá más de 11800 muertes por esta causa.

Reportes de Estados Unidos han señalado una supervivencia a cinco años cercana al 5% para el estadio clínico IIIB y prácticamente nulo (1%) para estadios IV; en contraste con la supervivencia alcanzada por los pacientes diagnosticados en estadios clínicos tempranos, IA (61%); IB (38%); y IIA (34%), mientras que para estadios IIB y IIIA son de 24 y 13%, respectivamente (AJCC, séptima edición).

En México se estimaron para el año 2010 más de 10 mil muertes por esta causa, lo que significa un incremento del 50% en tan sólo una década. El cáncer de pulmón causa altos costos económicos, tanto para instituciones del sector salud como del sector productivo con un costo anual promedio por paciente mayor a 100 mil pesos.

Este panorama es debido, en parte, a la incapacidad de los servicios de salud para ofrecer un diagnóstico y tratamiento oportunos. Se sabe que un paciente diagnosticado en estadios clínicos tempranos, con hallazgo radiográfico de imagen de tórax de nódulo pulmonar solitario asintomático, posee mayor índice de respuesta a tratamiento, cercano al 70%. En contraste, sólo el 15% de los pacientes responden parcialmente en estadios avanzados con un pobre índice de sobrevida. El Instituto Nacional de Cancerología atiende 250 nuevos casos de cáncer de pulmón cada año, de los cuales 90 por ciento de los pacientes muere antes de los 18 meses. Actualmente se cuenta con pocos tratamientos efectivos para este tipo de patología por lo que para mejorar el pobre pronóstico se han desarrollado nuevas estrategias terapéuticas, incluyendo la regulación del sistema inmune.

DETECCION TEMPRANA

Los exámenes de detección temprana son pruebas que se realizan para encontrar una enfermedad antes de que comiencen los síntomas. El objetivo de la detección temprana es detectar una enfermedad en su etapa más temprana y más tratable. Las pruebas de detección pueden incluir pruebas de laboratorio para evaluar la sangre y otros fluídos, pruebas genéticas que buscan marcadores genéticos heredados asociados a la enfermedad, y los exámenes por imágenes que producen imágenes del interior del cuerpo.

En la detección temprana del cáncer de pulmón, las personas que tienen un alto riesgo de desarrollar cáncer de pulmón, pero que no presentan signos o síntomas de la enfermedad, son sometidas a un exámen de detección por tomografía computarizada de baja dosis (LDCT) del tórax.

La LDCT produce imágenes de calidad suficiente para detectar muchas enfermedades y anomalías pulmonares usando hasta un máximo de 90 por ciento menos de radiación ionizante que la TC (tomografía computarizada) de tórax convencional.

En el pasado se han utilizado otras dos pruebas para verificar la presencia de cáncer de pulmón: Los rayos X del tórax y la citología de esputo. Sin embargo, el uso de rayos X del tórax y la citología de esputo, individualmente o en combinación, no han resultado en una disminución del riesgo de morir por cáncer de pulmón.

Beneficios
  • Debido a que las exploraciones por TC son capaces de detectar incluso nódulos muy pequeños en el pulmón, la LDCT del tórax es especialmente eficaz para diagnosticar el cáncer de pulmón en sus etapas más tempranas y tratables.
  • La TC es rápida, lo cual es importante para los pacientes que tienen problemas para retener la respiración.
  • La exploración por TC es indolora y no es invasiva.
  • Después de una exploración por TC no queda radiación en el cuerpo de un paciente.
  • Los rayos X usados en las exploraciones por LDCT del tórax no tienen efectos secundarios inmediatos.
  • Las exploraciones por TC de baja dosis del tórax producen imágenes de calidad suficiente para detectar muchas enfermedades y anomalías pulmonares, usando hasta un máximo de 90 por ciento menos de radiación ionizante que la TC del tórax convencional.
  • Se ha demostrado que la detección temprana del cáncer de pulmón con LDCT reduce el número de muertes por cáncer de pulmón en pacientes de alto riesgo.
  • El cáncer de pulmón detectado en forma temprana con LDCT, por lo general, se encuentra en una etapa temprana de la enfermedad.
  • Cuando se encuentra el cáncer con la detección temprana, los pacientes pueden someterse más frecuentemente a una cirugía mínimamente invasiva y terminar con menos tejido pulmonar removido.
Riesgos
  • Los resultados falsos positivos se producen cuando un test parece ser anormal, pero no se encuentra cáncer de pulmón. Los hallazgos anormales podrían requerir pruebas adicionales para determinar si hay o no cáncer presente. Estas pruebas adicionales, tales como estudios adicionales por TC o pruebas más invasivas en la que se remueve un pedazo de tejido pulmonar (llamada una biopsia), tienen sus riesgos y pueden causar ansiedad en el paciente.
  • Los resultados de las pruebas que parecen ser normales, incluso cuando hay cáncer de pulmón, se llaman resultados falsos negativos. Una persona que recibe un resultado falso negativo en la prueba podría demorarse en la búsqueda de atención médica.
  • No todos los cánceres detectados por LDCT se encuentra en una etapa temprana de la enfermedad. Los estudios que detectan cáncer de pulmón podrían no mejorar su salud o ayudarlo a vivir más tiempo si la enfermedad ya se ha diseminado más allá de los pulmones a otros lugares en el cuerpo.
  • El estudio del pulmón con LDCT y con todos los otros exámenes de detección pueden llevar a la detección y tratamiento de un cáncer que nunca le hubiera causado daño. Esto puede dar lugar a tratamientos innecesarios, complicaciones y gastos.
  • Las compañías de seguros de salud y Medicare podrían no cubrir el costo de una exploración por LDCT para la detección del cáncer de pulmón.
  • Existe un pequeño riesgo teórico de desarrollar cáncer debido a la exposición a bajas dosis de radiación.

Ahora, el INCAN cubrirá la detección temprana del cáncer de pulmón con LDCT una vez por año, para los pacientes que cumplan con todos los criterios siguientes:

  • Tengan entre 55 y 77 años de edad y sean fumadores, o hayan dejado de fumar, en los últimos 15 años;
  • Tengan un historial de haber fumado tabaco por al menos 30 “años paquete” (un promedio de un paquete por día durante 30 años);
  • Contacto con radón, asbesto u otros agentes que causan cáncer.

Mesotelioma

DEFINICIÓN

El mesotelioma pleural maligno (MPM) es una neoplasia maligna muy agresiva que se origina en el mesotelio de la cavidad pleural (situada entre las dos hojas (capas) de la membrana torácica denominada pleura), peritoneo, epidídimo y pericardio. Más del 90% de los casos ocurren en la pleura, 4-7% afectan el peritoneo y menos del 1% la túnica vaginalis y pericardio.

El mesotelioma pleural maligno (MPM) es una neoplasia altamente letal con una sobrevida global a 5 años menor al 10%, la cual ha cambiado poco en los últimos 40 años. Se presenta con predominio en el género masculino en quienes se constituyen el 80% de los casos en una relación 5:1 y tiene una media de presentación entre los 72 y 74 años.

En México del representó el 0.33% de las neoplasias malignas del 2004 al 2006 . En el registro de Instituto Mexicano de Cancerología (INCan), representa el 0.4% de los tumores del 2000 al 2004, 0.3% en hombres y 0.1% en mujeres; la mayoría de casos entre los 50 y 59 años de edad. En base a datos del 2008 al 2013 de la misma institución se reportaron 112 casos de MPM, con predominio masculino (82%) y una edad promedio de presentación de 66 años.

FACTORES DE RIESGO

El asbesto es el principal agente causal. Aproximadamente el 80% de los pacientes tienen el antecedente de exposición laboral o ambiental al asbesto y se ha señalado que cerca del 5% de los trabajadores expuestos desarrollaran mesotelioma. Los familiares de los trabajadores con exposición ocupacional al asbesto tienen igualmente riesgo incrementado secundario a exposición de segunda mano, así mismo están en riesgo personas por encontrarse en zonas industriales por exposición ambiental o por trabajar con productos manufacturados con asbesto.

El tiempo de latencia entre la exposición al asbesto y el desarrollo de MPN es largo, sin embargo es muy variable, aunque usualmente oscila entre 20 y 50 años, se ha reportado desde los 13 hasta 70 años. El riesgo es proporcional a la intensidad y duración de la exposición pero aumenta con la exposición temprana.

SIGNOS Y SÍNTOMAS

Los síntomas son usualmente atípicos y no específicos. La disnea (dificultad para respirar) y dolor torácico están presentes hasta en un 90% de los casos, esta relacionados a la presencia de derrame pleural (presencia de líquidos en la cavidad pleural). La presencia de dolor y derrame pleural, obliga a investigar la presencia de MPM. La exploración física documenta matidez a la percusión en la base pulmonar. La diaforesis y fiebre, sin infección, son comunes y frecuentemente se acompañan de pérdida de peso, palidez y mal estado general

En etapas avanzadas, es posible la disfagia (dificultad para pasar alimento), plexopatía braquial, compresión medular, síndrome de vena cava superior y síndrome de Horner, entre otras manifestaciones. En 10 a 20% de los casos existen síndromes paraneoplásicos, como trombocitosis y otras anormalidades de la coagulación, incluso coagulación intravascular diseminada, tromboflebitis, e hipercalcemia. Se incluye también el síndrome de secreción inadecuada de hormona antidiurética. Hasta el 20% de los casos pueden tener extensión al peritoneo o pulmón contralateral

Ocasionalmente los pacientes están asintomáticos y el derrame pleural se detecta incidentalmente

carcinoma timico

DEFINICIÓN

El timo es una glándula localizada en el mediastino anterior. Tiene un grosor de hasta 1.8 cm en menores de 20 años de edad y en adultos no debe exceder 1cm. El timo permanece activo durante toda la infancia y pre-adolescencia, periodo en el cual desarrolla su mayor volumen; para posteriormente atrofiarse por completo en la adolescencia tardía. Los tumores de timo son las neoplasias más frecuentes de todos los tumores del mediastino anterior, seguidos por los tumores del tejido linfoide y los del tejido germinal.

Actualmente el timoma y carcinoma tímico se agrupan bajo el término de neoplasias epiteliales del timo (NET).

El timoma se define como una neoplasia epitelial de bajo grado, por lo general cuentan con una cápsula y en ocasiones pueden estar acompañados de componente necrótico, quístico o hemorrágico; en el caso de los timomas invasivos, estos suelen afectar por continuidad a las estructuras contenidas en el mediastino circundante. Los timomas se subclasifican en base al tipo de las células neoplásicas presentes, en este caso se clasifican como: tipo con células poligonales, con células espiculadas y mixto; esta división suele ser difícil ya que por lo general estos tumores suelen presentar una gran heterogeneidad. Hasta un 40% de los tumores tímicos benignos o malignos suelen presentar calcificación.

Las neoplasias epiteliales de timo (NET) son poco frecuentes representan aproximadamente entre el 0.2% - 1.5% de todas las neoplasias malignas con una incidencia de 0.05 a 0.13 por 100 000 persona-año. A pesar de tener una baja incidencia y prevalencia, las NET son los tumores más frecuentes localizados en el mediastino anterior con una prevalencia del 20%. La edad de presentación suele ser entre la cuarta y la quinta década de la vida; siendo el grupo etario más afectado los pertenecientes al rango de edad de 30 a 50 años, en quienes cerca de un 35% suelen ser malignos. Igualmente el 35% de todos los tumores de timo ocurren después de los 46 años de edad y no existe predominio de sexo.

FACTORES DE RIESGO

No existen factores de riesgo ambientales reportados para este grupo de neoplasias, aunque en muchos reportes de casos se han establecido asociaciones con infecciones virales como: virus Epstein Barr, virus linfotrópico de célula T humano tipo 1. La incidencia tan elevada de las NET en asiáticos y habitantes de las islas de pacífico sugiere una predisposición genética.

SIGNOS Y SÍNTOMAS

Las neoplasias epiteliales de timo son detectadas en un 30% de las veces como un hallazgo incidental en pacientes asintomáticos que son sometidos a procedimientos de imagen o quirúrgicos por otros motivos y aproximadamente el 40% tendrán síntomas locales.

En pacientes sintomáticos los síntomas más frecuentes son tos, dolor torácico, disnea, disfagia, síndrome de desgaste; estos suelen presentarse entre la mitad y dos terceras partes de todos los pacientes con estos tumores. Sin embargo, la manifestación clínica más frecuentes son los síndromes paraneoplásicos que se presentan en un 50% - 70% de los pacientes, siendo el más frecuente la miastenia gravis (MG) en un 30%-45% seguido por aplasia de células rojas, hipogamaglobulinemia (Síndrome de Good) en un 2%-5% y colagenopatías.

Existe relación entre el subtipo histológico de la NET y la presentación clínica: Los carcinomas tímicos usualmente se presentan con síntomas de invasión local como tos, dolor torácico, disnea, y síndrome de vena cava superior; los timomas se manifiestan clínicamente por los síndromes paraneoplásicos comentados.

El involucro metastásico extratorácico es raro, menor del 7% y casi exclusivamente ocurre en carcinomas tímicos. Los sitios más frecuentes de metástasis extratorácicas son: ganglios linfáticos, hígado, sistema nervioso central, tiroides, hueso, y glándulas suprarrenales.

tratamientos

Quimioterapia

La quimioterapia es el uso de fármacos para destruir las células cancerosas. Estos fuertes medicamentos circulan en el torrente sanguíneo y dañan directamente las células que están creciendo en forma activa. Debido a que, por lo general, las células cancerosas crecen y se dividen más rápidamente que las células normales, son más susceptibles a la acción de estos fármacos. Sin embargo, el daño a las células normales es inevitable y explica los efectos secundarios vinculados a estos fármacos.

A menudo, la quimioterapia se utiliza como tratamiento adyuvante (tratamiento administrado después de una cirugía o radioterapia) para destruir las células cancerosas restantes. También puede utilizarse como terapia neoadyuvante (tratamiento administrado antes de una cirugía o radioterapia para encoger los tumores). Para los cánceres de la sangre o del sistema linfático, como la leucemia o el linfoma, es posible que la quimioterapia sea el único tratamiento administrado. Además, la quimioterapia se utiliza para tratar el cáncer recurrente (el cáncer que regresa después del tratamiento) o el cáncer metastásico (el cáncer que se ha diseminado a otras partes del cuerpo).

Los objetivos del tratamiento con quimioterapia dependen del tipo de cáncer y de cuánto se haya diseminado. En algunas situaciones, el objetivo principal de la quimioterapia es eliminar las células cancerosas e impedir su recurrencia. Si no es posible eliminar el cáncer, la quimioterapia puede usarse para controlar el cáncer retrasando su crecimiento o para reducir los síntomas provocados por el cáncer (lo que se denomina “terapia paliativa”).

Hay más de 100 fármacos disponibles para tratar el cáncer. Con frecuencia, los oncólogos clínicos, combinan fármacos para tratar más eficazmente el cáncer de un paciente. El fármaco o la combinación de fármacos —así como la dosis y el programa de tratamiento—dependen de muchos factores, que incluyen el tipo y el estadio del cáncer (que describe el tamaño y la ubicación del tumor y si se ha diseminado); el estado de salud general, la edad y la capacidad del paciente de sobrellevar determinados efectos secundarios.

Formas de recibir quimioterapia:
  • Por vía intravenosa (i.v.). El medicamento ingresa directamente en una vena. Muchos de los fármacos de quimioterapia tradicional se administran con este método. Por lo general, una dosis de quimioterapia i.v. dura de algunos minutos a algunas horas; sin embargo, algunos fármacos son más eficaces cuando se administran a una velocidad lenta continua durante algunos días o semanas de corrido.
  • Por vía oral. Algunos de los fármacos de quimioterapia tradicional pueden tomarse por boca, lo que significa que se tragan como una píldora, una cápsula o un líquido. Este se está convirtiendo en un método de administración mucho más común, en particular, con las terapias dirigidas más nuevas.
  • Como una inyección. El medicamento se administra como una inyección en el músculo o en una parte adiposa del brazo, de la pierna o del abdomen.
  • Por vía intrarterial (i.a.). El medicamento ingresa directamente en la arteria que suministra sangre al cáncer.
  • Por vía intraperitoneal. El medicamento ingresa directamente en el abdomen o la cavidad peritoneal (la parte del cuerpo que contiene los intestinos, el hígado, el estómago y —en las mujeres— los ovarios).
  • Por vía tópica. El medicamento se aplica como una crema y se frota en la piel.
Efectos Secundarios

El cáncer y el tratamiento para el cáncer a menudo producen diversos efectos secundarios. Hable con su médico sobre cuáles son los posibles efectos secundarios según su plan de tratamiento específico. Un aspecto importante de la atención del cáncer es aliviar los efectos secundarios, lo que se denomina control de los síntomas, cuidados paliativos o atención médica de apoyo. Algunos de ellos pueden ser:

Radioterapia

La radiación de alta energía, como la luz ultravioleta (UV) del sol y los rayos X, es conocida como radiación ionizante, ya que tiene suficiente energía para romper enlaces químicos y sacar los electrones (partículas cargadas negativamente) de los átomos. Cuando estos cambios se producen en las células, a veces pueden causar daño suficiente para matar a las células. Como resultado de ello, dichos rayos X de alta energía u otras partículas se pueden utilizar para destruir las células cancerosas en un tratamiento llamado radioterapia.

El objetivo de este tratamiento es destruir las células cancerosas sin dañar el tejido sano cercano. La radioterapia se puede utilizar como tratamiento principal o como una terapia adyuvante (tratamiento administrado después del tratamiento principal para atacar las posibles células cancerosas restantes). La radioterapia también se puede utilizar para reducir los tumores y reducir la presión, el dolor y otros síntomas del cáncer (llamada radioterapia paliativa) cuando no es posible que la enfermedad desaparezca por completo.

Más de la mitad de todas las personas con cáncer reciben algún tipo de radioterapia. Para algunos tipos de cáncer, la radioterapia sola resulta un tratamiento eficaz; sin embargo, otros tipos de cáncer responden mejor a los enfoques de tratamientos combinados, que pueden incluir radiación más cirugía, quimioterapia o inmunoterapia.

Tipos de radioterapia

Radioterapia de haz externo. Este es el tipo más común de tratamiento con radiación y consiste en aplicar la radiación desde una máquina externa al cuerpo. Se puede usar para tratar grandes áreas del cuerpo, de ser necesario. Los tipos de radioterapia de haz externo incluyen los siguientes:

  • Radioterapia conformacional tridimensional (3D-CRT): Como parte de este tratamiento, se utilizan computadoras especiales para generar imágenes tridimensionales detalladas del cáncer. Esto permite que el equipo de tratamiento apunte la radiación con más precisión, lo que significa que se pueden utilizar dosis más altas de radiación mientras se reduce el riesgo de dañar el tejido sano.
  • Radioterapia de intensidad modulada (IMRT): Este tratamiento dirige mejor la dosis de radiación en el tumor que la 3D-CRT modulando (modificando) de manera precisa la intensidad del haz bajo una estricta guía de la computadora. (El posicionamiento del haz se produce durante un proceso de planificación especializada). Debido a la modulación de la intensidad del haz y las computadoras de planificación especiales, la radioterapia de intensidad modulada (intensity modulated radiation therapy, IMRT) protege los tejidos sanos contra la radiación mejor que la 3D-CRT.
  • Radioterapia estereotáctica: Este tratamiento aplica una dosis de radiación grande y precisa en una pequeña área del tumor. Dada la exactitud inherente a este tipo de tratamiento, el paciente debe permanecer muy quieto.

Radioterapia interna. Este tipo de tratamiento de radiación, también conocido como braquiterapia, implica la aplicación de material radioactivo en el cáncer propiamente dicho o en el tejido circundante. Estos implantes radioactivos pueden ser permanentes o temporales y pueden requerir hospitalización. Los implantes permanentes son semillas de acero (cápsulas) diminutas de un tamaño similar al de un grano de arroz que contienen material radiactivo y se coloca dentro del cuerpo en el sitio del tumor.

En el caso de los implantes temporales, la radiación se aplica a través de agujas, catéteres (tubos que llevan el fluido dentro o fuera del cuerpo) o aplicadores especializados y se mantienen en el cuerpo durante un período específico de tiempo, desde unos pocos minutos hasta unos pocos días. La mayoría de los procedimientos de implantes temporales aplican radiación durante unos pocos minutos. Si se usan implantes temporales durante más tiempo, el paciente permanece en una habitación privada mientras está con los implantes colocados para limitar la exposición de otras personas a la radiación.

Otras opciones de tratamiento:
  • Radioterapia intraoperatoria (RIO).
  • Radioterapia sistémica. La radioterapia sistémica (de todo el cuerpo) utiliza materiales radioactivos, como el yodo 131 o el estroncio 89, que pueden tomarse por boca o inyectarse en el cuerpo para atacar las células cancerosas. El cuerpo elimina estos materiales radioactivos a través de la saliva, el sudor y la orina, lo que hace que estos líquidos sean radioactivos. Deben tomarse medidas de seguridad adicionales para proteger a las personas que están en contacto cercano con el paciente.
  • Radioinmunoterapia. Este tratamiento, un tipo de terapia sistémica, utiliza anticuerpos monoclonales para aplicar la radiación directamente en las células cancerosas.

Cirugía Oncológica

La cirugía es la extirpación del tumor y del tejido circundante durante una operación. Los objetivos de la cirugía varían. Se usa con frecuencia para extirpar todo el tejido canceroso o parte de este después del diagnóstico. Sin embargo, también puede usarse para diagnosticar cáncer, averiguar dónde se encuentra el cáncer, si se ha diseminado y si está afectando la función de otros órganos del cuerpo. Además, la cirugía puede ser útil para recuperar el aspecto físico o alguna función del cuerpo o para aliviar los efectos secundarios.

Tipos de cirugía convencional
  • Diagnóstico. En una biopsia quirúrgica, el cirujano realiza un corte en la piel y extirpa parte o todo el tejido sospechoso. Existen dos tipos principales de biopsias quirúrgicas. Una biopsia incisional es la extirpación de una parte del área sospechosa para su examen. Una biopsia excisional es la extirpación de toda el área sospechosa, como un lunar raro o un bulto.
  • Determinación del estadio. La cirugía de determinación del estadio se realiza para averiguar el tamaño del tumor y si se ha diseminado y hacia dónde. Con frecuencia, esto incluye extirpar algunos ganglios linfáticos.
  • Extirpación de tumor, también denominada cirugía curativa o primaria. El tipo más frecuente de cirugía oncológica es la extirpación del tumor y parte del tejido que rodea al tumor. El tejido que rodea al tumor se denomina margen. La extirpación del tumor puede ser el único tratamiento o puede combinarse con quimioterapia, radioterapia u otros tratamientos, que pueden administrarse antes de la cirugía o después de esta.
  • Cirugía de reducción de masa. Cuando no es posible extirpar por completo un tumor o esto podría causar un daño excesivo al cuerpo, se usa cirugía para extirpar la mayor parte del tumor posible.
  • Paliación. La cirugía paliativa se utiliza para aliviar los efectos secundarios causados por un tumor. Desempeña un papel importante en la mejora de la calidad de vida de los pacientes con cáncer avanzado o diseminado. Algunos ejemplos son los siguientes:
  • Reconstrucción. Después de la cirugía oncológica primaria, la cirugía puede ser una opción para recuperar el aspecto físico o las funciones del cuerpo. Esto se denomina cirugía reconstructiva o plástica. La cirugía reconstructiva puede realizarse al mismo tiempo que la cirugía de extirpación del tumor.
  • Prevención. Algunas cirugías se realizan para reducir el riesgo de desarrollar cáncer. Por ejemplo, los médicos con frecuencia recomiendan extirpar los pólipos precancerosos del colon para evitar el cáncer de colon. Además, las mujeres con fuertes antecedentes familiares de cáncer de mama u ovarios o mutaciones conocidas de los genes del cáncer de mama y del cáncer de ovarios BRCA1 y BRCA2 pueden decidir realizarse una mastectomía, que es la extirpación de la mama, o una ooforectomía, que es la extirpación de los ovarios, para disminuir el riesgo de desarrollar cáncer de mama o de ovarios en el futuro.

Inmunoterapia

La inmunoterapia (también llamada terapia biológica o bioterapia) es un tipo de tratamiento del cáncer que ayuda a estimular las defensas naturales del cuerpo para combatir el cáncer. Utiliza materiales producidos por el cuerpo o fabricados en un laboratorio para mejorar, identificar o restaurar la función del sistema inmunológico. Su objetivo es detener o retardar el crecimiento de las células cancerosas, y así evitar que el cáncer se propague a otras partes del cuerpo, o bien, ayudar al sistema inmunológico a aumentar su eficacia en la eliminación de las células cancerosas.

Hay varios tipos de inmunoterapia, incluidos los anticuerpos monoclonales, las inmunoterapias no específicas y las vacunas contra el cáncer.

Anticuerpos monoclonales

Los anticuerpos monoclonales se fabrican en un laboratorio, y cuando se les da a los pacientes, funcionan como los anticuerpos que el cuerpo produce naturalmente. Los anticuerpos monoclonales se inyectan por vía intravenosa (en una vena) y actúan al atacar las proteínas específicas que se encuentran en la superficie de las células cancerosas o las células que apoyan el crecimiento de las células cancerosas. Cuando los anticuerpos monoclonales se unen a una célula cancerosa, pueden lograr los siguientes objetivos:

  • Permitir al sistema inmunológico destruir la célula cancerosa. El sistema inmunológico no siempre reconoce las células cancerosas como dañinas. Para que al sistema inmunológico le resulte más fácil encontrar y destruir las células cancerosas, un anticuerpo monoclonal puede marcarlas o etiquetarlas uniéndose a partes específicas de las células cancerosas que no se encuentran en las células sanas.
  • Evitar que las células cancerosas proliferen rápidamente. Las sustancias químicas del cuerpo, llamadas factores de crecimiento, se unen a los receptores en la superficie de las células y envían señales a las células para que crezcan. Algunas células cancerosas realizan copias adicionales del receptor del factor de crecimiento, lo que hace que crezcan con mayor rapidez que las células normales. Los anticuerpos monoclonales pueden bloquear estos receptores y evitar que llegue la señal de crecimiento.
  • Aplicar radiación directamente en las células cancerosas. Este tratamiento, llamado radioinmunoterapia
  • Diagnosticar el cáncer.
  • Transportar medicamentos potentes directamente en las células cancerosas. Algunos anticuerpos monoclonales transportan otros medicamentos para el cáncer directamente a las células cancerosas. Cuando el anticuerpo monoclonal se une a la célula cancerosa, el tratamiento del cáncer que transporta ingresa en la célula, lo que causa su muerte sin dañar otras células sanas.

Por lo general, los efectos secundarios del tratamiento con anticuerpos monoclonales son leves y suelen ser similares a una reacción alérgica. Los efectos secundarios posibles incluyen erupciones cutáneas, presión arterial baja y síntomas parecidos a los de la gripe, como fiebre, escalofríos, dolor de cabeza, debilidad, cansancio excesivo, pérdida del apetito, malestar estomacal o vómitos.

Inmunoterapia en cáncer

Inmunoterapia pasiva y activa en cáncer de pulmón. La inmunoterapia pasiva incluye la administración de anticuerpos monoclonales dirigidos contra dominios extracelulares de receptores de tirosín cinasas (EGFR e IGFR) o ligandos del receptor del factor de crecimiento vascular endotelial (VEGFR), VEGF-A modificando la señalización que se requiere para la formación y desarrollo del tumor. La inmunoterapia activa busca activar al sistema inmune para reconocer antígenos tumorales conocidos o desconocidos para eliminar a las células tumorales.

Este tipo de inmunoterapias se basan en la liberación de antígenos tumorales por diferentes medios para iniciar la captura, procesamiento y presentación de estos antígeno por las células presentadoras de antígeno (CPA). Esto induce la activación y expansión de células T antígeno-específicas que reconocen y atacan a células tumorales que presentan péptidos derivados de antígenos tumorales en su superficie.

INHIBIDORES DE PUNTOS DE CONTROL INMUNOLÓGICO

Actualmente, una de las variantes de la inmunoterapia con mayor desarrollo es la dirigida contra los llamados puntos de control inmunológico. Los inhibidores de estos puntos de control, disminuyen las vías que las células tumorales utilizan para silenciar las respuesta inmunológica.

Inhibición de la vía PDL-1/PD-L1

La proteína de muerte celular programada 1 (PD-1) es un receptor control inmunológico que se encuentra en los linfocitos (celulas respuesta inmunologica) que cuando se activa reduce la respuesta inmunologica contra el tumor.

El PD-1 se une a su ligando PD-L1, el cual es expresado en las células tumorales, y activa a PD-1, inhibiendo la respuesta inmunologica contra el tumor. El PD-L1 se encuentra en alrededor del 50% de los tumores pulmonares.

Actualmente existen anticuerpos que se unen a PD-1 o a su ligando PD-L1, que ocasionan que el paciente genere una respuesta inmunologica contra el tumor, reduciendo su tamaño y mejorando tanto la sobrevida como la calidad de vida.

El Ligando PD-L1 se puede determinar con técnicas de inmunohistoquimica en el tejido tumoral, y servir como predictor de respuesta en adenocarcinoma de pulmón.

Vacunas contra el cáncer

Una vacuna es otro método utilizado para ayudar al cuerpo a combatir enfermedades. Una vacuna expone el sistema inmune a una proteína (antígeno) que activa el sistema inmunológico para reconocer y destruir esa proteína o materiales relacionados. Hay dos tipos de vacunas contra el cáncer:

  • Vacuna para prevención. La vacuna para prevención se administra a una persona sin síntomas de cáncer para evitar el desarrollo de un tipo de cáncer específico u otra enfermedad relacionada con el cáncer. Por ejemplo, Gardasil es una vacuna que evita que una persona se infecte con el virus del papiloma humano (human papillomavirus, HPV), un virus que causa cáncer de cuello uterino y otros tipos de cáncer.
  • Vacuna para tratamiento. Una vacuna para tratamiento ayuda al sistema inmunológico a combatir el cáncer enseñándole a reconocer y destruir las células cancerosas. Además, puede evitar la recurrencia del cáncer, eliminar cualquier célula cancerosa remanente después de otros tipos de tratamiento o detener el crecimiento de células cancerosas. Una vacuna para tratamiento está diseñada para ser específica, lo que significa que debe atacar las células cancerosas sin afectar las células sanas. En este momento, la única vacuna para tratamiento aprobada en los Estados Unidos está diseñado para el tratamiento del cáncer de próstata metastásico.

BIOMARCADORES PREDICTIVOS EN EL CPCNP

Han surgido varios biomarcadores para predecir el CPCNP. Un biomarcador predictivo es una biomolécula que es indicativa de la eficacia terapéutica; es decir, existe una interacción entre la biomolécula y el resultado en el tratamiento del paciente.

La identificación de las mutaciones en el cáncer de pulmón llevó a crear a terapia molecular dirigida para mejorar la supervivencia en subgrupos de pacientes con enfermedad metastásica. En particular, los subgrupos de adenocarcinoma se pueden definir ahora por mutaciones específicas en los componentes de codificación de los genes del receptor del factor de crecimiento epidérmico (EGFR) y las vías de transducción de señales hacia las proteínas cinasas activadas por mitógeno (MAPK) y fosfatidilinositol 3-cinasa (FI3C). Estas mutaciones pueden definir los mecanismos de sensibilidad a los fármacos y la resistencia primaria o adquirida a los inhibidores de la cinasa. Otras mutaciones de posible importancia con respecto a las decisiones del tratamiento incluyen:

  • Oncogén viral del sarcoma de rata Kirsten (KRAS).
  • Receptor de la cinasa del linfoma anaplásico (ALK).
  • Receptor del factor de crecimiento epidérmico humano 2 (HER2).
  • V-raf oncogén viral del sarcoma murino homólogo B1 (BRAF).
  • PIK3 proteína catalítica α (PI3KCA).
  • AKT1.
  • MAPK cinasa 1 (MAP2K1 o MEK1).
  • MET, que codifica el receptor del factor de crecimiento de hepatocitos (HGFR).

Estas mutaciones son mutuamente excluyentes, excepto por aquellas en PIK3CA y EGFR y traslocaciones ALK.

Las mutaciones de EGFR y ALK predominan en los adenocarcinomas que se presentan en los no fumadores, y las mutaciones KRAS y BRAF son más comunes en fumadores y aquellos que dejaron de fumar. Las mutaciones EGFR predicen considerablemente la tasa de respuesta mejorada y la supervivencia sin evolución de los inhibidores de EGFR. Las fusiones de los genes ALK con EML4 forman productos de las traslocaciones que oscilan entre 3 y 7% en CPCNP no seleccionado y responden a inhibición farmacológica de ALK por sustancias como crizotinib. Otras mutaciones que se presentan en menos de 5% de los tumores de CPCNP incluyen:

  • HER2, presente en 2% de los tumores.
  • PI3KCA, presente en 2% de los tumores.
  • AKT1, presente en 1% de los tumores.
  • Mutaciones BRAF, presentes en 1 a 3% de los tumores.

Las mutaciones BRAF son mutuamente excluyentes de las mutaciones EGFR y KRAS. Las mutaciones somáticas en MAP2K1 (también conocidas como MEK) se identificaron en 1% de los CPCNP. El oncogén MET codifica el receptor del factor de crecimiento de hepatocitos. La amplificación de este gen se relacionó con una resistencia secundaria a los inhibidores de la tirosina cinasa de EFGR.

Mutaciones

MUTACION DEL EGFR

Un grupo muy particular de cáncer de pulmón, son aquellas pacientes con mutaciones del Receptor del Factor de Crecimiento Epidérmico (EGFR). La mutación puede ser diagnosticada en el tejido tumoral por medio de estudios moleculares (análisis del material genético del tumor). Estos pacientes presentan tasas de respuesta mayores del 70% con medicamentos que inhiben este receptor (erlotinib o gefitinib), mejorando la calidad de vida y aumentado de 3 a 4 veces la sobrevida. Estudios realizados por nuestro grupo en el Instituto Nacional de Cancerología en 1,500 pacientes, han mostrado que este tipo de mutación se encuentra presente en 30% de cáncer de pulmón en México, porcentaje que es mayor que en población en Estados Unidos y Europa. Nosotros también reportamos que los pacientes No Fumadores, Mujeres, exposición a humo de leña tienen una mayor frecuencia de estas mutaciones.

Las mutaciones en el EGFR se identifican en el 51% de los pacientes no fumadores y solo en 10% de los fumadores. El EGFR se sobreexpresa en 50% de los canceres pulmonares. Las mutaciones en los exones 18, 19, 20 y 21 corresponden al dominio de la tirosina cinasa y se relaciona con una mejor respuesta al tratamiento con inhibidores de tirosina cinasa (TKI) del EGFR, sobre todo de la deleciones del exón 19 y la mutación puntual L858R del exón 21; mientras que la mutación T790M del exón 20 reporta de resistencia a dichos inhibidores.

Las características clínicas que se asocian con la presencia de estas mutaciones son:

  • Histología del adenocarcinoma
  • Mujeres no fumadoras
  • Mujeres con antecedentes de exposición al humo de leña

Se ha reportado que pacientes con adenocarcinoma, mujeres, hispanoamericanos y no fumadoras tienen una frecuencia de mutación alrededor del 70%, de tal manera pueden responder al tratamiento con erlotinib o Gefitinib (tratamiento oral) sin presentar complicaciones de la quimioterapia convencional y mejorando dramáticamente la calidad de vida y la sobrevida.

El costo del tratamiento con inhibidores del EGFR es relativamente elevado en comparación con la quimioterapia convencional, pero en pacientes con mutaciones tienen un muy importante beneficio en sobrevida, calidad de vida y menores efectos adversos al tratamiento, que reducen la necesidad de hospitalizaciones por complicaciones de quimioterapia y a la larga reducción en el costo de los tratamientos. Estudios realizados en el INCAN en relación a la detección de mutaciones de EGFR y el tratamiento con inhibidores EGFR muestran una mejoría en el costo beneficio en comparación el tratamiento convencional de quimioterapia.

MUTACION DEL GEN K-RAS

Las mutaciones de K-RAS fueron de las primeras alteraciones genéticas descritas en tumores sólidos y tienen una prevalencia de 20-25% en adenocarcinoma pulmonar y de 4% en carcinoma epidermoide. Más de 90% se presentan en el codón 12. Las proteínas de la familia Ras (H-ras, N-ras y K-ras) se localizan en la región intracelular de la membrana plasmática y tienen actividad de GTPasa, que traduce señales de crecimiento principalmente en la vía de señalización RAF/MEK/ERK. A diferencia de las mutaciones en el gen EGFR que son más frecuentes en no fumadores, las mutaciones de K-RAS se observan con mayor frecuencia en fumadores activos. En un meta-análisis, aquellos pacientes con tumores K-RAS mutado, tuvieron un peor pronóstico general cuando se compararon con tumores K-RAS Wilde type. Dichas mutaciones son mutuamente excluyentes con las de EGFR, se asocian con resistencia a inhibidores de cinasa de tirosina y a una pobre supervivencia. Se indica el perfil de mutaciones requeridas a evaluar para el análisis de KRAS.

MUTACION DEL GEN EML4-ALK

En 2007, se identificó una pequeña inversión en el brazo corto del cromosoma 2, en pacientes con cáncer de pulmón de células no pequeñas. Esta inversión conduce a la fusión de la parte N-terminal de la proteína 4, similar a la proteína 4 en microtúbulos equinodermos (EML4) con el dominio cinasa de linfoma anaplásico (ALK). La fusión es altamente oncogénica, debido a la dimerización y fosforilación con activación del dominio tirosina cinasa en ALK, por lo que se considera un marcador de selección de las estrategias de tratamiento. El re-ordenamiento de EML4-ALK se encuentra en aproximadamente 2-7% de pacientes con CPCNP. Hasta la fecha, se han identificado más 20 variantes de EML4-ALK, las cuales contienen diferentes partes de EML4; el dominio “coiled-coild” se conserva en todas las variantes. El exón 13 (variante 1), y el exón 6a/b (Variante 3ª/b) de EML4 fusionado con el exón 20 de ALK, generan las dos variantes más frecuentes, que están presentes en más de 50% de los casos. El subgrupo de pacientes EML4-ALK tienen características clínicas e histológicas típicas. El reordenamiento de ALK se encuentra normalmente en el adenocarcinoma en el subtipo sólido con presencia de células en anillo de sello, son pacientes más jóvenes, nunca u ocasionalmente tabaquismo (10 paquetes por año). Sin embargo, no todos los pacientes ALK con reordenamiento tienen estas características clínicas. La fusión ALK también se ha detectado en pacientes con edad avanzada (más de 70 años de edad) con historia de tabaquismo, y en pacientes con carcinoma de células escamosas. No se ha encontrado otra asociación con el género o la etnia. Las fusiones de ALK son casi exclusivas para la mayoría de los casos de CPCNP. La presencia del reordenamiento del gen ALK en adenocarcinomas de pulmón es el mejor predictor de la respuesta al crizotinib, un inhibidor de la tirosina cinasa ALK. Estudios clínicos han demostrado buenas respuestas cuando son tratados con crizotinib o ceritinib, TKI-ALK, con tasas de respuesta tan altas como 65% y una supervivencia libre de progresión de 7.7 vs 3 meses con quimioterapia en enfermedad localmente avanzada o metastásica.

ONOCGEN ROS-1

El oncogen c-ros 1 (ROS-1) fue descrito inicialmente en glioblastoma. Estudios posteriores han confirmado una prevalencia de 1-2% en adenocarcinoma pulmonar. Los pacientes con ROS-1 + tienen características similares a los pacientes con ALK+, tales como histología de adenocarcinoma, edad joven en el momento del diagnóstico y una mayor prevalencia de personas que nunca fumaron. Interesantemente, los pacientes con CPCNP que presentan la translocación que genera el gen de fusión ROS-1 con CD74, SLC34A2 y fusiones del gen ROS-1 también ha sido identificada en pacientes con carcinoma epidermoide. Pacientes ROS-1+ tratados con el inhibidor de cinasa de tirosina Crizotinib han tenido altas tasas de respuesta similares a las de pacientes ALK+.

Tabaquismo

¿Qué es?

Las evidencias de los efectos sobre la salud por el tabaquismo, tanto activo como pasivo, y por el uso del tabaco no fumado, han sido fundamentales en el impulso de las iniciativas para controlar su consumo.

El consumo regular de productos con tabaco ocasiona la adicción en muchos consumidores. La nicotina es una droga que se encuentra naturalmente en el tabaco que es tan adictiva como la heroína o la cocaína:

  • Cuando se inhala en pequeñas cantidades, la nicotina produce sensaciones de placer que estimulan al fumador a fumar más. La nicotina actúa en la química del cerebro y el sistema nervioso central, afectando el estado de ánimo del fumador. Funciona como otras drogas adictivas al inundar los circuitos cerebrales sobre la compensación con dopamina (un mensajero químico). La nicotina también provoca un "subidón" de adrenalina en una cantidad que no es suficiente como para ser notada, pero bastante como para acelerar su corazón y elevar su presión sanguínea.
  • La nicotina llega al cerebro en cuestión de segundos después de una bocanada, y sus efectos comienzan a disiparse en pocos minutos. Esto es lo que con más frecuencia causa que la persona fume nuevamente. Si el fumador no fuma de nuevo pronto, los síntomas de abstinencia comienzan y empeoran con el transcurso del tiempo.
  • Al fumador típico le toma alrededor de 10 bocanadas fumar cada cigarrillo. Una persona que fuma una cajetilla al día se suministra alrededor de 200 "entradas" de nicotina cada día.
  • Los fumadores suelen volverse dependientes de la nicotina y experimentan síntomas físicos y emocionales (mentales o psicológicos) de abstinencia cuando dejan de fumar. Estos síntomas incluyen: irritabilidad, nerviosismo, dolor de cabeza y trastornos del sueño. Sin embargo, el indicador verdadero de la adicción es que las personas aún fuman a pesar de que saben que fumar es perjudicial para ellos, pues afecta sus vidas, su salud y sus familias de maneras no saludables. De hecho, la mayoría de las personas que fuman quieren dejar el hábito.Los investigadores también están analizando las otras sustancias químicas que se encuentran en el tabaco de los cigarrillos, las cuales dificultan que las personas dejen de fumar.
  • En un cigarrillo regular, la cantidad de nicotina promedio que el fumador obtiene varía entre de 1 y 2 miligramos. Sin embargo, el cigarrillo por sí solo contiene más nicotina que esto. La cantidad que las personas en realidad adquieren depende de cómo ellas fuman, cuántos veces inhalan el humo, cuán profundamente inhalan y otros factores.

Efectos a corto y largo plazo de fumar tabaco

LARGO PLAZO
  • Fumar causa muchos tipos de cáncer. El hábito de fumar causa al menos 30% de todas las muertes por cáncer en los Estados Unidos. Es el causante del 87% de las muertes por cáncer de pulmón en los hombres y del 70% en las mujeres. Fumar también causa cáncer de la parte superior de la garganta (nasofaringe), cavidad nasal, senos paranasales, labio, laringe, boca, faringe (garganta), esófago y vejiga. También se ha asociado al desarrollo de cáncer en el páncreas, cuello uterino, ovario, colon, recto, riñón y estómago, así como algunos tipos de leucemia
  • Fumar también causa daño a las arterias. Es por eso que muchos cirujanos vasculares se niegan a operar a los pacientes con enfermedad arterial periférica (pobre circulación de la sangre en los brazos y las piernas), a menos que ellos dejen de fumar. Además, los fumadores del sexo masculino tienen un riesgo mayor de impotencia sexual (disfunción eréctil) mientras más tiempo fuman.
CORTO PLAZO
  • Pobre función pulmonar. Por esta razón a los fumadores a menudo les falta la respiración y sufren de tos que causa mucha molestia. A menudo se fatigan rápidamente durante la actividad física.
  • Disminución de los sentidos del olfato y el gusto
  • Envejecimiento prematuro de la piel
  • Mal aliento y dientes manchados.

¿Por qué es tan difícil dejar de fumar?

Mark Twain dijo: “Dejar de fumar es fácil; yo lo he hecho mil veces”. Quizá usted lo ha intentado también. ¿Por qué dejar de fumar, y mantenerse sin fumar, es tan difícil para tantas personas? La respuesta es: debido principalmente a la nicotina.

Dejar de fumar es muy parecido a bajar de peso: requiere de un compromiso firme por largo tiempo. Los fumadores quisieran que existiera una pastilla mágica o algo que hiciera fácil y placentero el proceso de abandonar el hábito, pero no existe nada como esto. El reemplazo de nicotina puede ayudar a reducir los síntomas de abstinencia, pero es más eficaz cuando se usa como parte de un plan para dejar de fumar que trate tanto el componente físico como el psicológico.

A continuación se presentan algunos pasos que le ayudarán a prepararse para el “Día para dejar de fumar”:

  • Escoja la fecha y márquela en su calendario.
  • Comunique a sus amigos y familiares el día en que dejará de fumar.
  • Deshágase de todos los cigarrillos y ceniceros que haya en su casa, automóvil y trabajo.
  • Tenga disponible sustitutos orales: goma de mascar sin azúcar, trozos de zanahoria, caramelos macizos, palitos de canela, agitadores de café, popotes o sorbetes y/o palillos de dientes.
  • Establezca un plan. ¿Utilizará terapia de reemplazo de nicotina u otros medicamentos? ¿Irá a alguna clase para dejar de fumar? Si es así, inscríbase de inmediato.
  • Practique la frase: "No gracias, yo no fumo".
  • Establezca un sistema de apoyo. Éste puede consistir en un programa de grupo o un amigo o familiar que haya dejado de fumar y que esté dispuesto a ayudarle. Pídale a su familia y a sus amigos que aún fuman que no fumen a su alrededor ni que dejen los cigarrillos donde usted pueda verlos.
  • Si usted está usando bupropión o vareniclina, tome su dosis cada día hasta el día que fijó para dejar de fumar.
  • Piense sobre sus intentos previos de dejar de fumar. Procure determinar qué fue lo que funcionó y qué fue inútil.

El éxito en dejar de fumar es cuestión de planificación y compromiso, no de suerte. Haga ahora mismo su propio plan. Algunas opciones incluyen usar la terapia de reemplazo de nicotina u otras medicinas, incorporarse a una clase para dejar de fumar.

¿Cómo lograr dejar de fumar?

Dejar de fumar tabaco no es fácil. La mayoría de las personas tienen que tratar muchas veces antes de lograrlo permanentemente. Existen muchas maneras para dejar de fumar.

No hay una manera perfecta de abandonar el hábito. A menudo, dejar de fumar definitivamente significa usar tres o más métodos, incluyendo el uso de manuales sobre técnicas por etapas, la asistencia a grupos de autoayuda, sesiones de orientación, ayuda a través de líneas telefónicas gratuitas con base en programas de orientación, los recursos de apoyo en Internet y/o el uso de terapias de reemplazo de nicotina u otras medicinas. Los consumidores de tabaco tienen que lidiar con los síntomas físicos que surgen con la abstinencia de la nicotina, lo cual usualmente perdura entre algunos días a un par de semanas. Pero también es necesario tratar el aspecto emocional, psicológico y mental de esta dependencia. Las personas que logran dejar el hábito para siempre encuentran la forma de sobrellevar la presión, el estrés y el malestar emocional sin recaer en este vicio. Las partes mentales y psicológicas de las ansias por fumar pueden causar una recaída incluso años después, lo cual es un indicio de cuán adictiva es la nicotina.

Los síntomas de abstinencia pueden incluir cualquiera de los siguientes:

  • Mareos (pueden durar de uno a dos días después de dejar de fumar).
  • Depresión
  • Sentir frustración, impaciente e ira.
  • Ansiedad.
  • Irritabilidad.
  • Trastornos del sueño, incluyendo dificultades para dormir, para mantener el sueño y soñar cosas desagradables o hasta pesadillas.
  • Dificultades para concentrarse.
  • Intranquilidad o aburrimiento.
  • Dolores de cabeza
  • Cansancio
  • Aumento del apetito.
  • Aumento de peso
  • Estreñimiento y gases.
  • Tos, boca seca, dolor de garganta y goteo nasal.
  • Presión en el pecho.
  • Ritmo cardiaco más lento.
¿Por qué debe dejar de fumar hoy mismo?

Sin importar los años que tenga o el tiempo que haya fumado, el dejar de fumar le ayudará a vivir más tiempo con más salud. La gente que deja de fumar antes de los 50 años, reduce a la mitad su riesgo de morir en los próximos quince años en comparación con aquellas personas que continúan fumando. Los ex fumadores disfrutan de una mejor calidad de vida. Ellos padecen menos enfermedades, como resfriados e influenza (gripe), tasas más bajas de bronquitis y neumonía, y se sienten más sanos que las personas que aún fuman.

  • Dejar de fumar ofrece beneficios importantes e inmediatos para la salud de hombres y mujeres de todas las edades. Estos beneficios aplican a las personas que ya padecen enfermedades asociadas con el hábito de fumar, así como aquéllas que no la padecen.
  • Los ex fumadores viven más tiempo que las personas que continúan en el hábito.
  • Abandonar el hábito reduce el riesgo de padecer cáncer de pulmón, ataques al corazón, derrame cerebral y enfermedades crónicas del pulmón.
  • Las mujeres que dejan de fumar antes de quedar embarazadas, o durante los primeros tres a cuatro meses de embarazo, reducen el riesgo de tener un bebé de bajo peso al mismo nivel de las mujeres que nunca han fumado.
  • Los beneficios a la salud superan por mucho cualquier riesgo de un pequeño aumento de peso (por lo general, menos de 5 kilos o 10 libras) o cualquier problema psicológico o emocional que pudiera ocurrir después de dejar de fumar.
20 minutos después de abandonar el hábito

Su ritmo cardiaco y su presión sanguínea bajan.

12 horas después de abandonar el hábito

El nivel de monóxido de carbono en la sangre se reduce hasta el valor normal.

De 2 semanas a 3 meses después de abandonar el hábito

Su circulación mejora y su función pulmonar aumenta.

De 1 a 9 meses después de abandonar el hábito

Disminuyen la tos, la congestión nasal, el cansancio y la dificultad para respirar; los cilios (estructuras parecidas a vellos pequeños que eliminan el moco de los pulmones) empiezan a recuperar su función normal en los pulmones, lo que aumenta su capacidad para controlar las mucosidades, limpiar los pulmones y reducir el riesgo de las infecciones.

1 año después de abandonar el hábito

El riesgo excesivo de presentar una insuficiencia coronaria se reduce a la mitad del que tienen los fumadores constantes.

5 años después de abandonar el hábito

El riesgo de cáncer de boca, garganta, esófago y vejiga se reduce a la mitad. El riesgo de cáncer cervical disminuye al de una mujer que no fuma. El riesgo de ataque cardiaco puede que disminuya al de una persona que no fuma tras 2-5 años.

10 años después de abandonar el hábito

El riesgo de morir por cáncer de pulmón es alrededor de la mitad de una persona que continúa fumando. Disminuye el riesgo de cáncer de laringe (caja sonora de la voz) y de páncreas.

15 años después de abandonar el hábito

El riesgo de padecer de insuficiencia coronaria es el mismo que el de una persona que no fuma.

Estos son solamente algunos de los beneficios al dejar de fumar para siempre. Dejar de fumar reduce el riesgo de desarrollar diabetes, fomenta un mejor funcionamiento de los vasos sanguíneos y contribuye a la función cardiaca y pulmonar. Dejar de fumar mientras se es joven reducirá más sus riegos a la salud, pero dejar el hábito a cualquier edad puede regresarle años a su vida que de lo contrario perdería si continúa fumando.

ansiedad y tabaquismo

Uno de los argumentos que forma parte del discurso del fumador asegura que fumar “calma los nervios”, situación que expone al tabaquista a la trampa de fumar para manejar la ansiedad de la vida cotidiana. Hay evidencia científica que confirma que los pacientes con problemas psicológicos y/o psiquiátricos tienen mayor prevalencia de tabaquismo que la población general y que cuanto más grave es el trastorno, mayor resulta el consumo de tabaco. Mientras que el 50% de las personas que padecen TAG consumen tabaco (esta cifra es muy superior a la de la población general), más del 90% de los esquizofrénicos lo hacen. Por otro lado, valiéndose de escalas específicas para medirla, se sabe que los tabaquistas tienen altos niveles de ansiedad. En síntesis, los ansiosos fuman mucho y los fumadores sufren intensa ansiedad. Esta afirmación genera confusión sobre la secuencia del vínculo, pero diferentes trabajos científicos demuestran que el uso crónico de nicotina provoca altos niveles ansiedad.

Esta relación ansiedad - tabaco y consumo de tabaco - ansiedad, fue estudiada por expertos, quienes identificaron claramente que las escalas de ansiedad mejoran rápidamente al dejar de fumar y se elevan al volver a hacerlo; fumar sólo mejora el estrés y la ansiedad dependiente de abstinencia nicotínica. Todo fumador tiene abstinencia de nicotina entre cigarrillo y cigarrillo. Al contrario de la creencia generalizada, la ansiedad y el estrés disminuyen en vez de aumentar luego de dejar de fumar. Conocer estos argumentos resulta indispensable a la hora de acompañar el proceso de cesación de un fumador, permitiendo desalentar falsas creencias y entender el tabaquismo como una enfermedad severamente adictiva.

tratamiento

Estudios multicéntricos aleatorizados han demostrado que el tratamiento farmacológico para la adicción al tabaco existe y es eficaz, las guías clínicas de diferentes países recomiendan el tratamiento farmacológico para dejar de fumar ya que es costo-efectivo. El 70% de los consumidores de tabaco desean dejar de fumar y el 5% lo logra sin ayuda, pero al agregar la combinación de Terapia Cognitiva Conductual (TCC) y Terapia Farmacológica (TF), el 30% lo logra.

Tratamiento farmacológico

El dejar de fumar generalmente requiere de varios intentos hasta llegar a la abstinencia permanente, por lo que el TF debe estar encaminado a suprimir el síndrome de abstinencia, lograr la cesación y evitar recaídas.

  • Terapia de reemplazo de nicotina (TRN). Es el tratamiento más antiguo y con el que más experiencia se tiene. En México se encuentra disponible en presentación de goma masticable de 2 mg. de nicotina, parches transdérmicos de 21, 14 y 7 mg. de nicotina/24 horas ó de 15, 10 y 5 mg. de nicotina/16 horas, e inhalador de 10 mg. nicotina/cartucho. La TRN es fácil de utilizar duplica el éxito del tratamiento. Los efectos secundarios a la TRN son sabor desagradable e inflamación de mucosa oral con la goma de mascar, irritación de la piel con los parches e irritación orofaríngea con el inhalador. En los pacientes con angina inestable o infarto al miocardio reciente, se debe evaluar cuidadosamente el riesgo beneficio de la TRN. Generalmente se recomienda una duración mínima de 8 semanas.
  • Bupropión de liberación prolongada, es un antidepresivo que se administra por vía oral. Tiene como efectos secundarios el insomnio y la sequedad de boca. En 2013, se publicaron las guías de manejo y tratamiento del cáncer de pulmón del Colegio Americano de Médicos de Tórax en su 3ra. edición, donde en el apartado de tratamiento del tabaquismo en pacientes con cáncer de pulmón, se recomienda el uso de bupropión en los pacientes con cáncer de pulmón y síntomas de depresión.
  • Tartrato de Vareniclina. Actúa como agonista parcial y antagonista de los receptores nicotínicos alfa 4 y beta 2. Se presenta en tabletas de 0.5 y 1.0 mg y es el que más recientemente se ha agregado a la terapéutica del tabaquismo. El efecto secundario más frecuente es la náusea.
  • Recientemente se han utilizado combinaciones de terapia farmacológica del tipo de vareniclina más TRN y bupropión con vareniclina. Sin embargo no se recomienda la combinación farmacológica a falta de mayor evidencia clínica.
  • Se ha propagado el uso de cigarrillos electrónicos, sin embargo, se ha documentado que en el vapor que en ellos se produce, existen substancias carcinógenas como el formaldehido, acetaldehído, además de propilen–glicol, por lo que no se recomienda el uso de los cigarrillos electrónicos como alternativa para fumar, ni como ayuda para dejar de fumar.
Terapia Cognitivo Conductual en Pacientes Fumadores.

Hasta el 50% de los pacientes con diagnóstico de CP se presentan con algún tipo de trastorno psicológico siendo los más frecuentes los trastornos adaptativos y la depresión.

La TCC se fundamenta en la modificación conductual y en la teoría cognitiva. La TCC asume que el cambio conductual se logra reestructurando los procesos cognoscitivos. Modificando el pensamiento para llegar a la conducta de la abstinencia, el tratamiento conduce a retomar las percepciones, autoafirmaciones, atribuciones, expectativas, creencias e imágenes que se obtuvieron a lo largo del aprendizaje en la conducta de fumar. La TCC revierte el aprendizaje que el fumador utiliza, que es el fumar como medio de afrontamiento, modificando lo que el fumador piensa y hace.

Rehabilitación pulmonar

El cáncer de pulmón en México tiene alta incidencia hospitalaria, debido a síntomas y problemas relacionados con la misma enfermedad, como disnea, fatiga y dolor, que conllevan al deterioro en la calidad de vida, por afección física y psicosocial. Estos pacientes se ven beneficiados con el tratamiento multidisciplinario en rehabilitación pulmonar.

La Rehabilitación Pulmonar (RP) es una intervención basada en evidencia, con enfoque multidisciplinario e integral para pacientes con enfermedades respiratorias crónicas sintomáticas que con frecuencia han reducido sus actividades de la vida diaria. El tratamiento individualizado del paciente, está diseñado para reducir síntomas, optimizar el estado funcional, aumentar la participación social, reducir los costos de atención médica a través de estabilizar o revertir manifestaciones sistémicas de la enfermedad.

Es importante definir que la meta fundamental de la RP en cáncer de pulmón es mejorar la condición general del paciente, tanto en el periodo pre y postoperatorio, durante el tratamiento médico oncológico (incluyendo quimio y radioterapia) y el tiempo posterior a ambos, así como para aquellos pacientes no candidatos a tratamiento quirúrgico. Los síntomas o problemas cardinales a considerar en la planificación de la RP del paciente con cáncer de pulmón son disnea y fatiga relacionadas con la patología de base y/o su manejo, así como la repercusión psicosocial de este padecimiento, lo cual se asocia con ansiedad y depresión.

La rehabilitación mejora la tolerancia del procedimiento quirúrgico, el aumento de capacidad de eliminar las secreciones y disminución del trabajo respiratorio como resultado de la mejora en la función diafragmática; es potencialmente beneficioso antes y después de cualquier cirugía que se ha aplicado y estudiado principalmente en el contexto de procedimientos quirúrgicos torácicos, a corto plazo antes de la cirugía de resección puede ser recomendada ya que mejora el intercambio de gases, disminuye la estancia hospitalaria, aumenta la perfusión contralateral en pacientes con cáncer de pulmón.

La RP en el paciente con cáncer pulmonar mejora calidad de vida, reduce complicaciones postoperatorias y reduce los días de estancia hospitalaria, al disminuir procesos inflamatorios y reducir caquexia. Todos los pacientes con diagnóstico de cáncer pulmonar deben considerarse candidatos para RP.

TRATAMIENTO MULTIDISCIPLINARIO

CUIDADOS PALIATIVOS

El cáncer a menudo causa síntomas y los tratamientos para esta enfermedad pueden causar efectos secundarios. Un aspecto importante de la atención del cáncer es aliviar estos síntomas y efectos secundarios, lo que se denomina cuidados paliativos. Los cuidados paliativos son cualquier tipo de tratamiento que se concentra en aliviar los síntomas de un paciente, mejorar la calidad de vida y brindar apoyo a los pacientes y sus familiares. A menudo, las personas reciben tratamiento contra el cáncer y tratamiento para aliviar los síntomas al mismo tiempo. Lo mejor es que se administren lo antes posible en el proceso de tratamiento del cáncer y se continúen durante todas las etapas de la enfermedad, independientemente de que sea posible que la enfermedad desaparezca completamente.

Comprensión de los cuidados paliativos

Los tratamientos paliativos son muy variados y suelen incluir medicamentos, cambios alimenticios, técnicas de relajación, apoyo emocional y otras terapias. Usted también puede recibir tratamientos paliativos similares a los utilizados para eliminar el cáncer. Los cuidados paliativos se administran en el consultorio del médico, un hospital, un centro oncológico, un centro de atención a largo plazo o en su casa, según los tratamientos utilizados.

Los objetivos de los cuidados paliativos incluyen los siguientes:

  • Tratar los síntomas como dolor, náuseas, falta de aire, insomnio y otros síntomas físicos causados por el cáncer o su tratamiento.
  • Tratar las necesidades emocionales y sociales del paciente, incluso síntomas como la ansiedad, o ayudar con las relaciones familiares.
  • Atender las necesidades espirituales o preocupaciones de un paciente.
  • Atender las necesidades prácticas de un paciente, como el transporte y las preocupaciones financieras.
  • Brindar apoyo a la familia, amigos y personas encargadas del cuidado.
Tratamiento de síntomas asociados al cáncer de pulmón

Los CP deben comenzar en las fases tempranas del diagnóstico de la enfermedad, simultáneamente con los tratamientos oncológicos. En la mesa sectorial en el tema específico de cáncer del plan nacional 2013-2018, reconoce las acciones de cuidados paliativos y rehabilitación oncológica como parte integral importante de la atención integral del paciente, y con necesidad de un presupuesto específico para su otorgamiento.

El plan general de cuidados paliativos debe integrar 4 modalidades de atención básica: ambulatoria en la consulta externa, domiciliaria como una pieza perdida en la atención medica actual con énfasis sobre pacientes con bajo estado funcional y en fase terminal; la modalidad hospitalaria, tele/asistencia y tele/seguimiento ante la ante la imposibilidad de que el paciente acuda a la Institución y control de pacientes paliativos complejos que optan por morir en casa. El equipo que brinde estos cuidados debe implementar programas educativos para la capacitación de recursos humanos con enfoque interdisciplinario en pre y posgrado.

CLINICA DEL DOLOR

La Clínica del Dolor está constituida por médicos especialistas en Dolor y Cuidados Paliativos así como una red de médicos, psicólogos, enfermeras y demás especialistas ínterconsultantes en las diferentes áreas implicadas en el tratamiento del dolor y los cuidados paliativos.

En México, la Algología es un postgrado para médicos especialistas en Anestesiología; los cuales se encargan de la atención de pacientes que sufren cualquier enfermedad que se acompaña de dolor, tanto agudo como crónico y también a aquellos pacientes en quienes no obstante la prescripción de múltiples manejos médicos, estos no han conseguido el control óptimo del dolor.

La misión de una clínica del dolor, es brindar alivio no solamente del dolor, sino también el manejo de síntomas que se asocian a este o a su terapéutica, basándose en una atención integral que mejore la calidad de vida del paciente, cubriendo sus principales necesidades como un ser bio-psico-social. Además de los algólogos, para el tratamiento del dolor ser requiere del apoyo de psicólogos y enfermeras; asi mismo, pueden ser necesarios apoyos de otros especialistas como internistas, ortopedistas, médicos de rehabilitación, tanatologos, entre otros. Lo anterior, asegura un manejo del paciente con enfoque multidisciplinario. La diversidad de abordajes que se pueden proporcionar al paciente con dolor incluyen: el manejo farmacológico y psicológico, el intervensionista y la rehabilitación.

NUTRICIÓN

NUTRICION DURANTE EL TRATAMIENTO

La nutrición es una parte importante del tratamiento contra el cáncer. Comer los tipos indicados de alimentos antes, durante y después de su tratamiento puede ayudarle a sentirse mejor y a mantenerse más fuerte. No todas las personas presentan efectos secundarios relacionados con la alimentación, pero esta guía le ayudará a atenderlos en caso de que éstos se presenten.

La buena alimentación o nutrición es especialmente importante en caso de que padezca de cáncer debido a que tanto la enfermedad, como su tratamiento, pueden cambiar la forma en que come. El cáncer y su tratamiento también puede afectar la manera en que su cuerpo tolera ciertos alimentos, así como su capacidad de emplear los nutrientes.

Las necesidades de nutrientes de la gente con cáncer varían para cada persona.

Comer bien mientras se encuentra en tratamiento contra el cáncer podría ayudarle a:

  • Sentirse mejor.
  • Mantener un nivel elevado de fuerza y energía.
  • Mantener su peso y las reservas de nutrientes de su cuerpo.
  • Tolerar mejor los efectos secundarios relacionados con el tratamiento.
  • Reducir su riesgo de infecciones.
  • Sanar y recuperarse más rápidamente.

Alimentarse bien significa comer una variedad de alimentos que dará a su cuerpo los nutrientes útiles y necesarios para combatir el cáncer. Estos nutrientes incluyen proteínas, carbohidratos, grasa, agua, vitaminas y minerales.

Cuando usted está saludable, consumir suficientes alimentos para obtener los nutrientes y calorías que necesita no representa un problema normalmente. La mayoría de las guías nutricionales resaltan la importancia de un alto consumo de verduras, frutas y productos de granos enteros (integrales); de igual forma, se indica limitar la cantidad de carnes rojas que come, especialmente las procesadas o que tienen un alto contenido de grasa, reducir el consumo de grasa, azúcar, alcohol y sal, así como mantener un peso saludable. Pero al estar recibiendo tratamiento contra el cáncer, puede que estos objetivos sean difíciles de logar, especialmente si hay efectos secundarios o simplemente no se siente bien.

Durante el tratamiento contra el cáncer, podría ser necesario que requiera cambiar su alimentación para que le ayude a fortalecerse y soportar los efectos del cáncer y su tratamiento. Puede que esto implique comer alimentos que normalmente no se recomendarían al tener un buen estado de salud. Por ejemplo, puede que requiera consumir alimentos con un nivel elevado de grasa y calorías que le ayuden a mantener cierto peso, así como alimentos espesos o fríos como el helado o las leche-malteadas, debido a llagas en la boca y garganta que dificulten poder comer cualquier cosa. El tipo de cáncer, el tratamiento y los efectos secundarios que usted tenga deben tenerse en consideración al tratar de determinar las mejores formas de obtener los nutrientes que su cuerpo necesita.

MITOS SOBRE ALIMENTACIÓN Y CÁNCER
  • ¿El azúcar alimenta al cáncer?

    Lo primero que hay que saber es que el azúcar de mesa que comúnmente usamos para endulzar alimentos, o el azúcar que se encuentra en alimentos industrializados está compuesta de glucosa y fructosa.

    La glucosa es la fuente principal de energía para nuestro cuerpo y todas las células se alimentan de glucosa, y la obtenemos a través de alimentos tan diversos como frutas, pan, tortillas, papa y verduras. No podemos elegir qué células de nuestro cuerpo se alimenten y cuáles no, por lo que dejar de consumir azúcar o alimentos que contengas glucosa difícilmente tiene impacto sobre el cáncer, por el contrario, puede tener efectos sobre el estado de nutrición.

    Lo importante es llevar una dieta balanceada, que aporte alimentos con glucosa suficiente para que nuestro cuerpo funcione de manera correcta. Es recomendable limitar el consumo de azúcares procesados como dulces, azúcar refinada, refrescos y jugos industrializados, pero toma en cuenta que ¡no están prohibidos!, simplemente es preferible obtener la glucosa necesaria a través de frutas, verduras y cereales integrales.

    En conclusión, el azúcar no hará que el cáncer crezca.

  • ¿Los lácteos provocan cáncer?

    Probablemente hayas escuchado que a otros pacientes con cáncer les hayan recomendado suspender el consumo de lácteos, pero es importante saber por qué. Algunos de los tratamientos para combatir al cáncer pueden tener efectos secundarios como diarrea, distención abdominal, gastritis, etc. Los lácteos son alimentos (sobre todo la leche entera y los quesos frescos) son alimentos que pueden llegar a agravar éstos síntomas, y es por eso que en algunos pacientes llega a ser necesario suspender el consumo de lácteos por un tiempo. Pero nada tiene que ver con que los lácteos tengan un efecto directo sobre el cáncer. Así que no, los lácteos no ocasionan cáncer.

  • ¿Es necesario tomar vitaminas durante el tratamiento contra el cáncer?

    La evidencia científica que existe con respecto a este tema es muy controversial. En general, la recomendación es no tomar multivitamínicos a menos que el médico así lo indique. Si llevas una alimentación balanceada, rica en frutas y verduras, leguminosas (frijoles, lentejas, habas, etc) y cereales integrales (tortilla, arroz integral, pasta integral, avena, etc.) tendrás un buen aporte de vitaminas y minerales por lo que no es necesario tomar multivitamínicos. Si en algún momento llegaras a tomar alguna vitamina que no haya sido indicada por tu médico oncólogo, no olvides consultar con él si existe alguna contraindicación para hacerlo.

  • ¿Algún alimento cura el cáncer?

    Para que nuestro cuerpo esté saludable, es necesario garantizar que consumamos suficientes vitaminas, minerales y otros nutrimentos que se encuentran naturalmente en los alimentos. Existen alimentos que tienen un alto contenido de antioxidantes o vitaminas, por lo cual se consideran como “súper alimentos” o a los que se les atribuyen propiedades curativas. Sin embargo, a pesar de lo saludable o buenos que puedan ser algunos alimentos, por sí solos difícilmente tienen algún impacto sobre el cáncer. Es importante tener una dieta variada, consumir frutas y verduras de distintos colores, aceites de origen vegetal, proteínas bajas en grasa y tomar suficiente agua para ayudar a que nuestro cuerpo obtenga los nutrimentos que necesita.

  • ¿La carne de cerdo es mala para los pacientes con cáncer?

    La carne de cerdo ha sido injustamente criticada por muchos años. En general, la carne de cerdo es tan saludable como la carne de res o de pollo. Sin embargo, como cualquier alimento de origen animal es importante preferir los cortes con menor contenido de grasa y las preparaciones que no requieran añadir más aceite para su preparación. La carne de cerdo es una buena fuente de proteínas que son necesarias para mantener nuestro cuerpo saludable. Durante el tratamiento para el cáncer es muy importante tener un consumo adecuado de proteínas.

  • ¿Es necesario llevar alguna dieta especial?

    En general, un paciente con cáncer puede comer de todo. Sin embargo es muy importante que su alimentación sea suficiente, variada, balanceada, completa y que no le haga daño al cuerpo. Es decir, debe de incluir todos los grupos de alimentos:

    • Frutas y verduras
    • Cereales y tubérculos
    • Alimentos de origen animal y leguminosas

    Es importante tomar en cuenta que cada paciente tiene requerimientos nutricionales distintos, y sobre todo, los efectos secundarios de los tratamientos son muy variados y pueden afectar a cada persona de manera diferente. Por ello, es necesario llevar una alimentación que cumpla con las recomendaciones adecuadas según sus requerimientos y los síntomas que tenga.

  • ¿La dieta ácida provoca cáncer?

    Recientemente se dice que una dieta alcalina puede contrarrestar al cáncer debido a que “neutraliza” la acidez de nuestro cuerpo. Es cierto que la sangre es ligeramente alcalina, pero esto no quiere decir que pueda modificarse según lo que comemos. El cuerpo tiene mecanismos que ayudan a regular la acidez o alcalinidad ya que siempre debe de existir un equilibrio, de lo contrario el cuerpo deja de funcionar de manera normal.

    A grandes rasgos, la dieta alcalina se basa en aumentar el consumo de frutas y verduras, aumentar el consumo de fibra, de cereales integrales, reducir el consumo de alimentos procesados y con alto contenido de azúcares y sal, entre otras. Todos estos cambios claramente tendrán un efecto positivo en el cuerpo debido a que aumentamos el consumo de nutrimentos esenciales para un cuerpo saludable, pero con esto no se modifica la acidez del cuerpo.

PSICOLOGÍA

DESPUÉS DEL DIAGNÓSTICO

La palabra “cáncer” comúnmente invita a pensar en lo peor, frecuentemente escuchamos que algo terrible es “el cáncer de la sociedad”, es una palabra asociada a muerte y sufrimiento. Lo cierto es que en la realidad el cáncer no es una sola enfermedad, no todos los pacientes experimentan lo mismo ni viven el mismo tiempo. Por eso es importante informarse de su situación particular como paciente y evitar comparaciones con otras personas.

Lo que conocemos como cáncer es en realidad un conjunto de enfermedades que tienen en común el crecimiento acelerado y descontrolado de células que invaden el tejido sano. Existen muchos tipos de cáncer y normalmente su nombre depende del lugar donde inició la enfermedad. Cada uno de estos tiene características diferentes desde como se ven en el microscopio hasta los lugares hacia los que la enfermedad suele trasladarse.

Cada tipo de cáncer es distinto, además de que cada paciente recibe tratamiento personalizado de acuerdo al tipo de cáncer, el estado en el que se detectó la enfermedad y las condiciones generales de la persona. Es importante que como paciente usted conozca el estado de su enfermedad y las metas del tratamiento para tener una visión que le permita organizar su vida.

Recibir un diagnóstico de cáncer puede repercutir en varias áreas de su vida, como la vida laboral, la autoimagen, las relaciones con amigos y las relaciones familiares. Es una noticia que nadie espera y nos obliga a cambiar planes y a hacer ajustes en nuestra vida para dedicarnos a recuperar la salud. Es conveniente tratar de mantener la normalidad en la medida de lo posible y fomentar el diálogo con las personas con quienes tenga mayor cercanía como fuente de apoyo tanto en aspectos prácticos como para la expresión de sus preocupaciones y temores.

Es normal sentir distintas emociones en el proceso de la enfermedad y su tratamiento, pero es importante identificar lo que sentimos para poder trabajar con esas emociones para estar mejor y enfrentar la enfermedad de una manera constructiva.

CÓMO ENFRENTAR EL CÁNCER

No hay una manera única ni correcta de enfrentar el cáncer, cada persona es distinta y ha tenido experiencias diferentes en relación a la enfermedad, mientras que algunas personas conocen de la enfermedad o han tenido personas cercanas enfermas algunas desconocen por completo lo que implica y esto puede marcar la forma en que las personas responden a ser diagnosticados de cáncer. No existen emociones buenas ni malas sino formas diferentes en las que una persona puede manejar lo que siente para utilizarlo a su favor. A continuación se encuentran algunas de las principales reacciones que las personas pueden presentar.

Shock

“No puede ser verdad”

Normalmente esta reacción se presenta cuando una persona acaba de ser diagnosticada y no lo puede creer, las personas frecuentemente desconocen los aspectos mas especificos del cancer y sus tratamientos por lo que comunmente la información resulta ser abrumadora. Quienes se encuentran en shock frecuentemente preguntan lo mismo varias veces, tienen incapacidad para mostrar emociones y es como si hubiera un corto en donde no sienten nada pero en realidad sienten todo a la vez, es una respuesta que proviene del miedo a no saber que hacer con la información que resulta demasiado abrumadora.

Las personas que están en shock pueden tomar medidas que les ayuden a lidiar con la enfermedad, por ejemplo:

  • Sólo recibir pequeñas cantidades de información
  • Acudir a consulta con un familiar o ser querido que le ayude a recordar y comprender lo dicho en consulta
  • Tomar una aproximación gradual hacia el problema, por ejemplo tratar de asimilar o informarse de lo mas urgente y empezar poco a poco a tener una mayor comprensión de su enfermedad.
  • Hablar de lo que sucede con alguien de confianza para digerir la situación
Miedo

“¿Me voy a morir? ¿Me va a doler?”

El miedo es una reacción esperable y normal ante una situación amenazante y desconocida. Es importante saber que siempre hay algo que ofrecer a un paciente con cáncer, inclusive en etapas avanzadas de la enfermedad siempre hay algo que hacer para ayudarle a sentirse mejor y tener una mejor calidad de vida. Además los tratamientos que se ofrecen a los pacientes han avanzado y existen maneras de contrarestar sus efectos secundarios.

El miedo también es pariente de la incertidumbre, inevitablemente existen preguntas que no tienen una respuesta clara en un primer momento de la enfermedad pero pueden irse aclarando conforme avanza el tratamiento.

Una manera poco conveniente de enfrentar el miedo sería paralizarse, huir, abandonar todo o desconocer su enfermedad, por el contrario, sería mas conveniente tomar acción, preguntar e informarse para poder recibir su tratamiento.

Negación

“Yo no tengo cáncer”

La negación, al igual que el shock, es una reacción que surge de la convicción personal de ser incapaz de lidiar con el cáncer. Las personas no desean saber nada de la enfermedad y hablar lo menos posible al respecto.

La única manera efectiva de mantener la negación sería acudir a los tratamientos y consultas correspondientes y nombrar a un encargado para que esté informado y pueda tomar las decisiones medicas correspondientes. Recuerde que nadie puede obligar a alguien a ver lo que no desea ver, pero si la persona reconoce que no desea conocer lo que le sucede pero está dispuesta y desea recibir tratamiento esta opción es viable.

Enojo

“Por qué yo?”

Existen una variedad de personas hacia quienes una persona enferma puede dirigir el enojo que provoca los cambios que el cáncer provoca en su vida, puede enojarse con sus amigos, su familia y con Dios.

Es importante que tanto paciente como seres queridos sean capaces de reconocerse enojados y sepan que en realidad ante la falta de un culpable en una enfermedad el enojo no tiene hacia quien dirigirse, por lo que a veces pueden responder de manera agresiva con quienes están a su alrededor cuando el enojo en realidad está provocado por la situación. Es conveniente hablar con sus seres queridos y explicarles lo que siente por lo frustrante que puede resultar su situación actual.

Culpa

“¿Qué hice para merecer esto? Si yo hubiera…”

El cáncer es una enfermedad multifactorial, aunque existen factores que contribuyen a aumentar el riesgo de padecer una enfermedad no existe una causa única que haya hecho que usted o su ser querido enfermara y probablemente no existe una acción concreta que evitara que esto estuviera sucediendo.

La enfermedad es algo a lo que todo ser humano está expuesto por el simple hecho de ser un cuerpo con células, no es un castigo divino sino parte de la naturaleza y biología humana.

Depresión

Las personas que están deprimidas frecuentemente no quieren hablar de lo que les pasa, tienen dificultad para pensar y hacer cosas que antes hacían con facilidad, se sienten desanimados, lloran facilmente y ya no son capaces de disfrutar las cosas que antes les daban placer.

Si usted detecta que usted o su familiar están deprimidos busque ayuda con un psicólogo, a veces las personas necesitan tener un espacio seguro en donde puedan hablar de lo que sea que sienten sin temor a hacer sentir mal a quien lo escucha, un profesional de la salud puede ayudarle a encontrar las causas de lo que siente y a proponer estrategias para seguir adelante y recobrar el gusto por la vida.

En resumen, nuestras emociones son válidas, pero debemos aprender a manejarlas y sacarles provecho para poder seguir delante de la mejor manera posible cuidando nuestras relaciones personales. Es posible pasar estos momentos dificiles y adquirir la capacidad de disfrutar y apreciar la vida a pesar de lo dificil de la situación, sin embargo esto requiere de tiempo para procesar la información y de esfuerzo para lograrlo, recuerde que siempre puede pedir ayuda a sus familiares, amigos, equipo médico, lider religioso, psicólogo o psiquiatra para tratar de sentirse mejor.

CÓMO COMPRENDER SU DIAGNÓSTICO

Ningún paciente llega a la consulta siendo experto en cáncer, es normal que existan algunas cosas que no comprenda o no queden claras tras su consulta médica. Por lo cual a continuación se proponen algunas estrategias para comprender mejor su enfermedad.

En la consulta:
  • Haga una lista con las dudas mas importantes que hayan surgido, así como un resumen de los principales síntomas que ha tenido.
  • Llegue a su consulta con tiempo y sin prisas.
  • De preferencia intente estar acompañado por alguien de confianza, su presencia le ayudará recordar todo lo dicho en la consulta.
  • Lleve a la consulta todo lo que necesita: lentes, estudios, laboratorios, medicamentos que está tomando, etc.
  • Sea conciso y claro en cuanto a la descripción de sus síntomas.
  • Si lo prefiere, tome nota de las indicaciones de su médico.
  • Si no comprende lo que le están diciendo pida que le expliquen de manera mas sencilla o con un dibujo o esquema, repita lo que usted ha entendido para descartar algún error.
  • Puede llevar un control de citas y medicamentos en una agenda personal que le ayude a organizarse sin temor a olvidar algo.
En casa:
  • Busque información únicamente en fuentes confiables de preferencia adaptadas para pacientes.
  • Tenga cuidado con lo que lee en internet, el internet es un herramienta útil para encontrar información, sin embargo, también es un espacio en donde cualquiera puede escribir opiniones o juicios sesgados, confíe unicamente en paginas web oficiales o paginas que citen la fuente de donde sacaron la información.
  • Al hablar con las personas sobre el cáncer recuerde que cada experiencia es distinta y que lo que puedan contarle no equivale a la información que su médico le puede dar en consulta.
LA VIDA DESPUÉS DEL TRATAMIENTO

Afortunadamente muchas personas hoy en día terminan con su tratamiento y permanecen únicamente con una estrecha vigilancia médica que consiste en realizar estudios periódicamente y en asistir a consulta con su médico.

Aunque terminar el tratamiento y descansar y recuperarse es lo que todos los pacientes desean puede resultar algo estresante para algunas personas pasar de un seguimiento cercano a uno mas distante, recuerde que los tiempos establecidos para la vigilancia están diseñados para detectar cualquier avance de la enfermedad con tiempo para poder actuar a tiempo y que aunque no está en el hospital tampoco se encuentra desprotegido ni fuera de contacto con el equipo médico. Ante algún síntoma que le haga sospechar de la enfermedad puede acudir al hospital o adelantar su consulta para tomar las medidas necesarias.

Existen algunas cosas que los supervivientes pueden hacer para tratar de estar mejor, estas incluyen llevar un estilo de vida saludable, evitar conductas de riesgo, cumplir puntualmente con sus citas y estudios, comentar en consulta los aspectos importantes o síntomas remanentes asociados a la enfermedad o al tratamiento para poder ofrecer un tratamiento adecuado.

Regresar a la vida normal toma tiempo y los pacientes deben tomarse el tiempo de encontrar y construir un nuevo sentido de normalidad, algunas cosas probablemente habrán cambiado, quizás hay cosas que desea volver a hacer y cosas que ya no están dentro de su lista de prioridades o posibilidades, téngase paciencia y poco a poco pruebe a ver que cosas le resultan cómodas y satisfactorias, quizás al principio aun no tenga la energía para regresar al trabajo de golpe o retomar todas sus actividades, procure hacer cambios graduales y adaptados a su estado físico.

Quizá su experiencia puede ayudar a otras personas a tener mas fuerza para seguir adelante, si se siente listo para compartir su experiencia y desea hablar con otras personas hable con alguien de su equipo médico para ver si existe alguien que pueda beneficiarse de su apoyo.

APOYO A LA FAMILIA Y AL CUIDADOR

Cuando un ser querido enferma las personas a su alrededor se ven conmocionadas también por el diagnóstico, nadie quiere ver a un ser querido sufrir ni pasar por momentos difíciles. Así como es normal que el paciente tenga preocupaciones, enojos y temores, también es esperable que sus seres queridos estén pasando por algo similar, por ello es importante hablar de lo que ambas partes sienten y compartir juntos el momento para poder después seguir adelante.

Muchas personas creen que no deben hablar con el paciente de cómo se sienten para no preocuparlo y muchos pacientes no quieren preocupar mas a sus seres queridos y prefieren hacer como que no pasa nada, en realidad compartir lo que sienten puede ayudar a hacerse sentir mejor y a compartir sus sentimientos. Si siente que usted está mas afectado emocionalmente por la situación busque apoyo externo para expresar lo que siente y encontrar soluciones a su malestar.

En ocasiones puede ser difícil comprender al paciente o a sus acciones, trate de recordar que usted hace lo mejor que puede y no tomarse personal el enojo que su ser querido pueda sentir, su estrés y preocupaciones pueden manifestarse de manera agresiva y eso no significa que usted este haciendo algo mal.

De ser posible trate de establecer turnos con otras personas para que usted pueda tener momentos de descanso o de distracción personal, es importante que usted siga cuidándose y manteniendo un estilo de vida saludable.

Recuerde que no está solo ni es la única persona sintiéndose así, usted puede solicitar ayuda en el momento que lo desee.

IMPORTANCIA DEL TRATAMIENTO MULTIDISCIPLINARIO

El diagnóstico de cáncer exige del paciente y de sus familiares una serie de adaptaciones y cambios en sus rutinas. Es importante que usted sepa que, además de los cuidados que le dé su médico oncólogo, puede usted contar con el apoyo de un equipo multidisciplinario de profesionales especializados en las más diversas áreas de la salud. La participación de diversos especialistas permitirá una visión más amplia para su tratamiento.

La mayoría de los pacientes que padecen cáncer de pulmón, reciben más de un tipo de tratamiento proveniente de diferentes especialistas. Por esta razón, los expertos destacan la importancia de forjar un equipo multidisciplinario con especialistas en diversas áreas para brindar un tratamiento completo a la patología. La importancia de un enfoque multidisciplinario, radica en generar debates de diferentes disciplinas, otorgándole al paciente la posibilidad de recibir un diagnóstico más integral, donde se tomen en cuenta los riesgos y beneficios de una manera más completa. Asimismo, esta modalidad de trabajo supone tanto para el paciente como para cada médico un ahorro de tiempo considerable, al ofrecer una visión más amplia de lo que se debe hacer y optimizar el tiempo del tratamiento.

Lo ideal es que el equipo realice reuniones semanales, donde se discutan los casos con la información disponible. Durante dichas sesiones, los especialistas deberán preguntarse, por ejemplo, si están seguros del diagnóstico, cuál es la fase en la que se encuentra el tumor y cuál es el objetivo específico del tratamiento, estas preguntas deben ser respondidas a través de consensos del equipo, para poder llegar a conclusiones concretas y basadas en evidencias. Desde el momento en que el paciente es diagnosticado con cáncer pulmonar, hasta la etapa de monitoreo y control, cada médico del equipo debe cumplir con una función específica. Es importante tener un plan organizado de atención y comunicarse eficazmente entre sí, de esta manera el paciente se sentirá cómodo y seguro, y los resultados serán más exitosos.

En dicho equipo se debe incluir médicos oncólogos, neumonólogo, cirujano de tórax, radiólogo intervencionista y patólogos, un nutricionista que controle la alimentación del paciente y un psicólogo que lo ayude a manejar el proceso por el que está atravesando. "El objetivo final es proveer el mejor cuidado al paciente, mejorar el sistema de salud, la educación, la investigación y la satisfacción personal".

Enlaces

CIENCIA QUE SE RESPIRA

http://www.cienciaqueserespira.org/

Ciencia que se respira busca poner al alcance de los ciudadanos proyectos científicos realizados en nuestro país en los que puedan participar activamente y contribuir de manera directa al desarrollo de la ciencia.

RESPIRANDO CON VALOR

http://www.respirandoconvalor.org/

Respirando con Valor es una asociación civil formada por pacientes con cáncer de pulmón, familiares y profesionales de la salud. Esta asociación se formó desde Diciembre de 2009 y desde entonces ha trabajado por y para los pacientes sin ningún fin de lucro, proporcionando información y asesoría sobre la enfermedad, avances científicos, alternativas de tratamiento y derechos de los pacientes.

SOLO POR AYUDAR

http://www.soloporayudar.org/

Es una institución dedicada a ayudar a aquellos que se encuentran en desventaja, buscando mejorar su calidad de vida y aliviar el sufrimiento de los que menos tienen.

SOCIEDAD MEXICANA DE ONCOLOGIA

http://www.smeo.org.mx/

Somos una Asociación no lucrativa dedicada a fomentar, divulgar los avances científicos y la enseñanza de la oncología en todas sus ramas en el más alto nivel científico, con un sentido de compromiso humanístico; atendiendo las necesidades académicas y de especialización que demanda la salud pública

INSTITUTO NACIONAL DE CANCEROLOGÍA

http://www.incan.salud.gob.mx/

El Instituto Nacional de Cancerología es un organismo descentralizado de tercer nivel, dependiente de la Secretaría de Salud; que brinda atención médica especializada a enfermos oncológicos siendo además un centro de referencia y órgano rector del cáncer en México. Dirige sus acciones a la atención de pacientes no derechohabientes de la seguridad social, provenientes de todo el país y ha sido política institucional, el otorgar servicios con eficiencia, calidad y calidez, con enfoque multidisciplinario en proceso diagnóstico, tratamiento, rehabilitación y seguimiento. Aunado a las funciones asistenciales como centro de enseñanza médica e investigación.

CAMARA DE DIPUTADOS “EQUIDAD DE GÉNERO”

http://www3.diputados.gob.mx/.../015_equidad_y_genero

Ayuda Mesotelioma, A.C.

Ayuda Mesotelioma, A.C. se creó con el fin de difundir información acerca del mesotelioma, de manera que ayude al paciente y a su familia a tomar las decisiones más acertadas para enfrentar sus retos, rápidamente.

http://www.mesotelioma.net/
Asociación Mexicana de Lucha Contra el Cáncer A.C.

Combatir el Cáncer mediante la educación, la prevención y la detección oportuna, así como influir en políticas públicas para disminuir su impacto en la población Mexicana.

http://www.amlcc.org/